CHAMPIONS LEAGUE: REAL MADRID - PSG

Zidane da un repaso a Emery y le vence por K.O. en el primer asalto

Emery y Zidane, antes del Real Madrid - PSG.
Emery y Zidane, antes del Real Madrid - PSG.

El Real Madrid-PSG había hecho mucho ruido por las innumerables estrellas que se iban a dar cita en el Santiago Bernabéu, pero no tanto por los entrenadores que iba a verse las caras este miércoles. Zinedine Zidane y Unai Emery, en cierto modo, se juegan la temporada en esta eliminatoria de octavos de final de la Champions League y el técnico francés del Real Madrid ha ganado el primer asalto (3-1) y ha dejado al borde del KO al entrenador vasco.

Mucho se ha hablado durante los último años de que Zidane es un mero alineador, pero ante el PSG el galo dio una lección y demostró que desde el banquillo también se ganan partidos de la talla del de este miércoles. En primer lugar, el preparador blanco sorprendió con la entrada de Isco en el once inicial en lugar de Bale. Zidane intuía la presencia de Lo Celso en el centro del campo y sabía que el Real Madrid podía hacer daño entre líneas con el malagueño.

Así fue, y el conjunto merengue tuvo muchas más ocasiones en la primera mitad que el PSG, aunque al descanso se llegó con el 1-1 en el electrónico. La otra idea del francés era crear superioridad por la banda izquierda con Marcelo y Cristiano Ronaldo, sobre todo para aprovechar que Mbappé no ayuda demasiado a Alves su costado. Marcelo fue un puñal durante todo el choque en ataque, aunque en defensa sufrió con el atacante francés del PSG en varias acciones.

Emery, reincidente

Tras el descanso empezaba una nueva partida de ajedrez y Zidane volvió a pasar por encima de un Unai Emery que volvió a quedar retratado por un cambio demasiado conservador cuando su equipo estaba siendo hasta mejor que el Real Madrid. Aunque luego achacó la derrota a los errores del árbitro… El vasco quitó a Cavani pasado el minuto 60 para dar entrada a Meunier y colocar a Alves de extremo derecho. Durante algunos minutos sorprendió al Real Madrid y generó bastante por esa banda, pero sin Cavani faltaba un delantero de referencia que aprovechara el peligro que generaba el PSG.

Fue entonces cuando Zidane decidió cambiar el partido. Se la jugó el galo y le salió a las mil maravillas. Sentó a Isco y Casemiro, dejó a Kroos con Modric en el doble pivote y metió a Asensio y Lucas Vázquez para ganar en profundidad por las bandas, en velocidad, en desequilibrio. El resultado es de sobra conocido. Dos jugadas de Asensio por la izquierda acabaron en el segundo y el tercer tanto y el Real Madrid va a París con un gran resultado tras una remontada propia del Rey de Europa.

Comentar

Últimas noticias