El español compareció tras su primera victoria en Melbourne

Nadal, duro con Djokovic: «Si quisiera estaría jugando, tiene que pagar las consecuencias»

Rafael Nadal se mostró contundente en sus declaraciones sobre Novak Djokovic y aseguró que si el tenista serbio hubiera querido, estaría jugando en Australia sin mayores problemas. Sin embargo, el número uno ocultó la decisión sobre su vacunación y ahora está a la espera de su deportación del país

Nadal se estrena con nota en Melbourne

El Gobierno de Australia deporta a Djokovic

Nadal Djokovic
Novak Djokovic y Rafa Nadal. (Getty)

Rafael Nadal no se mordió la lengua a la hora de considerar la deportación de Novak Djokovic después de problemas con el visado y la exención médica concedida en principio para su participación en el Open de Australia. El tenista español compareció ante los medios de comunicación tras su victoria en el torneo ATP 250 de Melbourne y fue duro con el actual número uno del mundo, además de recordar que «el mundo ya ha sufrido bastante» y recomendar la vacunación de forma pública.

«Si él quisiera estaría jugando en Australia sin problemas. Él ha tomado su decisión. Todo el mundo es libre de tomar sus decisiones, pero entonces hay consecuencias, ¿no? El mundo ya ha sufrido bastante. Hay que vacunarse», aseguró Nadal, que venció a Ricardas Berankis por 6-2, 7-5 en segunda ronda del torneo que se disputa en las mismas instalaciones del Open de Australia, sobre la decisión de Djokovic de no vacunarse.

«Lo que ha pasado no es bueno parta nadie, pero no tengo todos los detalles para tener una opinión clara sobre el asunto de Djokovic», había comenzado Nadal, que dio una visión generalizada sobre el panorama de Australia y del coronavirus. «Al final del día sólo puedo decir que estamos pasando por momentos difíciles, muchas familias sufriendo durante los dos últimos años y es normal que la gente en Australia esté frustrada por este caso, porque han tenido muchas restricciones, muchas australianos que no han podido volver a casa o moverse de sus ciudades», continuó. «Solo puedo decir que creo que la gente que sabe de medicina dice que tenemos que vacunarnos, y necesitamos hacerlo. Yo lo he hecho dos veces, y si lo haces no tienes problemas para jugar aquí. Del resto, no opino, porque me falta información», explicó.

«Uno puede buscar maneras de jugar sin hacerlo, pero aquí se tienen que seguir unas reglas. Él ha tomado sus decisiones, nadie le obliga a vacunarse o a no hacerlo, es una persona mayor y con sus decisiones tiene que pagar las consecuencias. Desgraciadamente estamos en una pandemia y hay que pararla como sea, y la única manera es seguir las indicaciones y las normas que nos dicen», zanjó Nadal, claro en sus palabras y en su criterio sobre la vacunación.

La participación de Djokovic en el Open de Australia dependía de contar con la pauta de vacunación completa, algo que sí tienen Nadal y otros tantos tenistas que se medirán a partir del 17 de enero en el primer Grand Slam del año. Rafael siempre se ha mostrado partidario de la vacunación para ayudar al mundo a salir del bache en el que nos ha metido el coronavirus y que se alarga desde comienzos de 2020.

Djokovic, tras más de ocho horas retenido en el aeropuerto de Melbourne, al que llegó el miércoles pasadas las 14 horas, fue trasladado al Hotel Park de la ciudad, un centro en el que también se alojan refugiados detenidos, a la espera de su deportación del país oceánico. Las autoridades se han pronunciado en contra de la permanencia del número uno en Australia, aunque el proceso podría alargarse días en una de las polémicas más infames de la historia reciente del tenis.

Lo último en Deportes

Últimas noticias