Gran Premio de Japón de Moto GP

En Argentina empezó todo: así se gestó el quinto mundial de Moto GP de Márquez

marquez
Márquez sigue haciendo historia. (Getty)
Comentar

El pasado mes de abril recibió las críticas más duras de su carrera tras tirar a Rossi en una curva durante el GP de Argentina

Después de la carrera, calló a los críticos con siete victorias que le han dado su quinto campeonato en la categoría reina

Marc Márquez ha vuelto a ser campeón del mundo con todos los honores. El piloto español conquistó su quinto campeonato en la categoría reina (tiene uno en 125 y otro en Moto2) en uno de los años más difíciles de su carrera. Porque en su carrera hay un antes y un después tras el GP de Argentina celebrado el pasado mes de abril. Y es que las críticas crearon un nuevo Márquez.

“Tengo miedo de encontrarme con él en pista. Es peligroso y no sólo eso: eleva el nivel de riesgo. Enseña al resto que pueden comportarse así. Está destrozando nuestro deporte“. Estas palabras salieron de la boca de un Valentino Rossi terriblemente enfadado después de que Marc Márquez le echara a falta de seis vueltas en la curva 13 de una de las carreras más caóticas de los últimos tiempos.

Después de que en Termas del Río Hondo los aficionados le despidieran al grito de “hijo de puta, hijo de puta”, Márquez, junto con todo su equipo, se presentó en el garaje de Valentino Rossi dispuesto a pedir disculpas pero el italiano no le tendió la mano. Es más, le envistió a Lin Jarvis, responsable de Yamaha y a su íntimo amigo, Uccio Salucci. En unas imágenes que quedarán para los anales de la historia del motociclismo, el de Cervera fue invitado a salir de una forma poco decorosa.

Y todo eso influyó en la actitud de Marc Márquez, pero no para mal, todo lo contrario: la sangre apareció en sus ojos. La mejor venganza para todas esas críticas era demostrar en la pista quien era el mejor. Y su superioridad se reflejó en las siguientes carreras, donde el de Cervera se quitó los complejos y comenzó a pilotar a su estilo con un excelente resultado.

Siete victorias tras la guerra con Rossi

El GP de las Américas y el circuito de Austin era la carrera donde Márquez tenía que calmar las críticas y los abucheos con una victoria. Y lo hizo. Es más, ese resentimiento se reflejaba en su rostro tras conseguir su sexta victoria en la sexta edición de la carrera. “Hoy no tenía confianza para meterme en peleas y por eso he apretado desde el principio para conseguir un hueco. Era mi estrategia y ha salido bien”, dijo tras subirse a lo más alto del cajón. Es cierto que hubieron dudas pero la confianza en lo que hacía seguía intacta.

Después de este triunfo, llegó una victoria en Jerez muy necesaria para seguir aumentando la autoestima. Además, sobre el trazado español ganó gracias a la nueva madurez adquirida: esperar, no entrar en jaleos y dar gas para escaparse cuando la situación lo requiera. Después de evitar el accidente de las Yamaha y dedicarle la victoria a Ángel Nieto, entró primero en meta en Francia sumando su tercer triunfo consecutivo. Después, ganar en La Catedral de Assen y Alemania sumado a sendas victoria en Aragón y Tailandia le valieron para volver a ser campeón del mundo. Y esta tuvo un sabor más especial.

Últimas noticias