Fútbol

BARCELONA VS REAL SOCIEDAD: JORNADA 32 DE LIGA SANTANDER

Messi sostiene a un Barça mediocre (3-2)

Messi se abraza con Luis Suárez tras el segundo tanto. (AFP)

Los tiempos de la excelencia futbolista del Barcelona han pasado a mejor vida. La Real Sociedad dio un baño de fútbol a unos culés que acabaron pidiendo la hora en su casa y afrontan la semana decisiva de Champions con escasa confianza en una remontada ante la Juventus. Messi, el único que estuvo, salvó los muebles para los suyos en una primera parte loca.

La segunda, sin embargo, fue un recital de una Real Sociedad a la que le faltó el gol. El Barcelona permaneció media hora aculado en su propio campo y sólo la entrada de Iniesta dio aire a unos azulgrana que siguen manteniendo sus opciones de ser campeones de Liga, pero con unas sensaciones horribles.

Los donostiarras se hicieron con el control del balón inicialmente ante un Barcelona que no tenía jugadores que elaboraran mucho el juego, pero sí que disfrutaban de una pólvora que a la mínima montaba un estropicio. Messi dio muestras de ello con un zapatazo en el minuto 16 que abría la cuenta en frío.

El gol sentó muy bien a un Barcelona que se quitaba de golpe y porrazo los nervios. El equipo de Luis Enrique, sin embargo, carecía de confianza y de juego personificándose esos problemas en un André Gomes que es una caricatura del jugador que vino de Valencia.

La Real, con ese gusto suyo por el buen fútbol, dejó mucho espacio para el juego y eso ante Luis Suárez suele pagarse. El uruguayo se creó la ocasión del segundo gol, pero Rulli firmó una tremenda parada correspondida con mala suerte puesto que el rechace cayó en la botas de un Messi que sólo tuvo que empujarla en semifallo.

Los visitantes habían merecido más y la suerte les devolvió todo lo que antes no le ayudó. En una jugada con múltiples rechaces, Íñigo Martínez hizo un par de recortes dentro del área y tiró un misil que acabó alojando en propia meta Umtiti. El francés no se podía creer su desdicha.

Messi quiso devolverle la sonrisa a su compañero y en apenas un minuto y medio montó otra jugada de gol que fue culminada por Paco Alcácer en una definición de ratón de área. Eran demasiados golpes para una Real que no dejó de creer ni de presionar. Y a través de ello obtuvo otro bono de supervivencia con un golazo de Xabi Pietro justo antes del descanso. El centrocampista empaló un centro preciso de William José sin que Ter Stegen pudiese hacer nada.

El Barcelona, atrincherado

El Barça jugó con fuego en la segunda mitad. El equipo de Luis Enrique bajó las revoluciones de los primeros 45 minutos cediendo el balón a una Real Sociedad que coleccionó una rosario de ocasiones sin llegar a concretar ninguna en la portería de Ter Stegen.

Eusebio, que sí que dio una gran impresión como posible candidato a sustituir a Luis Enrique, consiguió que los culés apenas saliesen de su campo en media hora. El Barça no olía el balón y sólo podía achicar aguas ante la pólvora mojada de Canales –que inocente fue en sus ocasiones–.

Había nervios y Luis Suárez se encargó de dejarlo patente con una agresión a Zaldua únicamente sancionada con amarilla. Luis Enrique vio que para detener la tormenta tenía que volver a recuperar el balón y en esa misión introdujo a Iniesta y Denis Suárez.

Los últimos 10 minutos dieron aire a un Barça que hasta perdió tiempo para sacar un resultado que es muy positivo para lo que mostraron en el campo. La Real tuvo hasta el último minuto oportunidades y sólo unos tímidos cánticos de la hinchada culé de “Sí se puede” mantienen en pie a un equipo que está en las antípodas de su mejor momento. Sólo Messi sostiene al equipo y eso no siempre sirve para obrar milagros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

x
¿Te gusta?