Cuerpo humano

Qué es el tejido granular

tejido granular
Descubre qué es el tejido granular

Conoce un nuevo tipo de tejido conectivo

El tejido granular es un tipo de tejido conectivo fibroso que se genera durante la cicatrización de las heridas. Se va creando sobre coágulos de fibrina y va creciendo hasta que los coágulos son reemplazados por nuevo tejido.

El tejido granular perfunde, es decir, se introduce lenta y continuamente, hasta que cubre toda la superficie de la herida, sin importar las dimensiones que esta tenga.

La apariencia de este tejido es húmeda, de color rojo claro o rosa oscuro y con una superficie irregular, como granulosa, a la que debe precisamente su nombre.

Conoce mejor qué es el tejido granular y su importancia

Este tipo de tejido exterior consta de una matriz extracelular que aloja diversos tipos de células que van haciendo crecer la propia matriz y que generan una nueva red vascular, que irrigará el nuevo tejido en crecimiento.

También migran hacia el tejido granular células del sistema inmune, donde destacan los macrófagos y los neutrófilos.

El tejido granulomatoso es un tejido que presenta granulomas totalmente diferentes al tejido granular, pero muchas veces se confunden entre sí por la similitud de su nombre.

Los granulomas son formaciones de tipo inflamatorio que genera el sistema inmune para poder aislar una sustancia o cuerpo extraño que no ha sido capaz de eliminar. Estos son visibles solamente bajo el microscopio, en tanto que el granular se puede identificar a simple vista.

Los tejidos granulares aparecen en todas las heridas como un mecanismo de cicatrización. Los granulomas y el tejido granulomatoso aparecen en muchos tipos de enfermedades, especialmente en aquellas enfermedades infecciosas y en enfermedades inflamatorias crónicas.

La matriz extracelular del tejido granular es creada, y al mismo tiempo modificada, por la acción específica de los fibroblastos. En sus inicios es solamente una red de colágeno de Tipo III, una variedad muy débil de proteína estructural que puede ser producida muy rápidamente.

Esta “cáscara” será posteriormente reemplazada por el colágeno de Tipo I, más fuerte, que dará lugar a un tejido más permanente, la cicatriz.

Las principales células inmunológicas activas en los tejidos granulares son los macrófagos y los neutrófilos, aunque también están presentes otros tipos de leucocitos. Ellos se encargan de fagocitar el tejido viejo o dañado y proteger el tejido nuevo de probables infecciones patológicas.

Este proceso es necesario para ayudar al proceso de curación pues generalmente la herida, no posee una barrera de piel efectiva que sirva de primera línea de defensa.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias