Medicina

Qué es la adherencia pélvica

adherencia pélvica
Descubre qué es la adherencia pélvica

La adherencia pélvica y abdominal es una adherencia tisular que se produce en los órganos del abdomen y en la zona pélvica, usualmente relacionada con alguna intervención quirúrgica, ginecológica o alguna enfermedad inflamatoria.

Las adherencias consisten en bandas de tejido cicatricial formadas anormalmente uniendo zonas que no deberían estar unidas, tanto del órgano como de otros órganos diferentes.

El tejido cicatricial es completamente normal en el proceso de curación de heridas, pero en ocasiones puede aparecer en zonas adyacentes, sobre todo en presencia de alguna inflamación, lo que origina las adherencias.

La adherencia pélvica y abdominal

Las adherencias pélvicas y abdominales pueden darse en el interior del intestino o del útero y también entre la superficie de los órganos abdominales y el peritoneo.

Estas adherencias desplazan a los órganos de su posición normal y pueden llegar a ocasionar la obstrucción del paso de la comida o el riego sanguíneo, producir dolor, estreñimiento, retención urinaria e incluso infertilidad.

Las causas más comunes de adherencias pélvicas y abdominales están relacionadas con las intervenciones quirúrgicas, con enfermedades inflamatorias, con infecciones o con otras enfermedades como el cáncer o la endometriosis.

Intervenciones quirúrgicas como las de apendicitis, vesícula biliar, o cualquier otra operación en el intestino o el estómago, cesárea, embarazos ectópicos o cualquier otra operación mayor en la zona pélvica o abdominal, pueden generar adherencias como efecto secundario a complicación.

Alguna enfermedad inflamatoria también puede derivar en adhesiones abdominales, como la apendicitis, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, o cualquier enfermedad inflamatoria pélvica como inflamación en el útero, en los ovarios u otros órganos del aparato reproductor femenino.

Las infecciones también son causa frecuente de la formación adherencias, sobre todo en infecciones secundarias en heridas, incluyendo las heridas de intervenciones quirúrgicas e infecciones secundarias a otras enfermedades.

Infecciones bacterianas secundarias a la enfermedad de Crohn pueden producir abscesos alrededor de la pared intestinal y la formación adherencias, sobre todo alrededor del recto y el ano.

Enfermedades de transmisión sexual, ETC, como la clamidia o la gonorrea pueden resultar en la formación de adhesiones en varios órganos de la pelvis y el abdomen, como en útero, las Trompas de Falopio o los ovarios. Pueden producir dolor crónico, menstruaciones irregulares e incluso embarazos ectópicos.

También sucede con la tuberculosis y la infección de heridas quirúrgicas.

Otras causas de adherencias pélvicas y abdominales pueden incluir hemorragia interna por perforación intestinal; endometriosis; cáncer y formaciones tumorales; radio y quimioterapia o el Síndrome de Asherman.

Lo último en Curiosidades