Higiene

Desodorante y niños: ¿Cuándo pueden empezar a usarlo?

niños desodorante
La edad en la que los niños pueden comenzar a usar desodorante

El uso de un buen desodorante es imprescindible para que podamos tener siempre un buen olor corporal especialmente en las axilas, pero ¿qué hacer cuando se trata de los niños? Muchos padres y madres aconsejan a sus hijos mayores o adolescentes que no olviden nunca ponerse el desodorante tras ducharse pero ¿y los niños? Descubrimos ahora cuándo pueden empezar los niños a usar desodorante y a qué edad en concreto es bueno que los niños comiencen a usar este producto de higiene personal.

¿Cuándo pueden empezar los niños a usar desodorante?

A todos los padres les gustaría que sus hijos siguieran siendo niños para siempre, pero los niños crecen rápido y en un abrir y cerrar de ojos, ya están comenzando la guardería, están aprendiendo a andar en bicicleta y, antes de que nos demos cuenta, están en el apogeo de la pubertad.

Los niños comienzan la pubertad a diferentes edades, muchas niñas comienzan entre las edades de 9 y 13, y muchos niños entre las edades de 10 y 15.

La transición de la infancia a la pubertad está marcada por una serie de cambios físicos: los niños crecen, los músculos se delinean y la voz puede hacerse más profunda; en las niñas, en cambio, se desarrollan los senos y puede aparecer la primera menstruación.

También es el momento en que comienza el desarrollo del vello púbico y axilar y se puede sentir que su cuerpo comienza a desprender un olor desagradable.

Por ello, queremos hablaros ahora de cómo actuar cuando los niños ya están en esa fase en la que debido a los cambios hormonales requieren de más higiene y también si es necesario o no que los niños cuando todavía son pequeños comiencen a usar desodorante.

¿Cuál es la edad adecuada para empezar a usar el desodorante?

En términos generales, se cree que el desodorante debe comenzar a usarse alrededor de la adolescencia, sin embargo, algunos niños desarrollan el olor corporal a una edad mucho más temprana.

De hecho, no es raro que un padre comience a evaluar el uso de desodorante para su hijo a los 8, 9 o 10 años.

Puedes pensar que su hijo es demasiado pequeño para usar desodorante, pero la verdad es que no hay una edad específica para comenzar a usar desodorante.

¿Qué hacer durante la pubertad?

Sin embargo, la pubertad es un período de transición entre la niñez y la edad adulta. Ya sea niño o niña, es un paso obligatorio en la vida de un ser humano y con ello, el que en este caso comience a usar productos de higiene personal que garanticen siempre que tenga un buen olor.

El desarrollo puberal comienza cuando los primeros cambios hormonales desencadenan que generalmente como ya hemos mencionado, oscilan entre los 10-14 años para los hombres y entre los 11/12 años para las mujeres.

Los cambios, sin embargo, solo afectan el aspecto hormonal y, en consecuencia, el sexual, pero también los rasgos físicos.

Entre todos esos cambios, destaca el hecho de que el niño o niña comience a tener ese olor corporal más fuerte en el que se hace necesario no solo aumentar las duchas o higiene, sino también el uso de productos adecuados. De este modo, podemos decir que a partir de los 11-12 años ya será más que necesario que el niño/a comience a usar desodorante.

¿Qué desodorante debemos elegir?

Un desodorante para niños debe ser particularmente suave para que no irrite la piel sensible de los niños. Por tanto, la proporción de fragancias debería ser muy baja. Se debe tener en cuenta la forma de dosificación del desodorante para niños. Básicamente, existen tres tipos de desodorantes y antitranspirantes: roll-on, aerosoles y en crema. Los roll-on son especialmente adecuados para los niños, ya que se pueden aplicar mejor y con mayor precisión. Los aerosoles pueden irritar fácilmente las sensibles membranas mucosas de los niños. Los desodorantes recomendados para niños están disponibles en droguerías, farmacias y en tiendas especializadas en Internet.

Por otro lado, la selección de desodorantes en el mercado es enorme. Pero no todos son aptos para niños. Cuando se trata de desodorantes para niños, se deben considerar las siguientes cosas:

  • Libre de Aluminio
  • Que tenga una pequeña cantidad de fragancias.
  • Que tenga ingredientes que sean suaves para la piel.
  • Sin aerosoles

Los desodorantes han demostrado ser especialmente buenos para los niños, ya que neutralizan los olores y al mismo tiempo tienen un efecto antibacteriano. No es importante si el producto es un preparado para niños designado.

Alternativas a los desodorantes para niños

Además de los desodorantes, existen otras formas de combatir el olor a sudor. En la parte superior de la lista se encuentra, por supuesto, un lavado a fondo regular con agua y jabón. Después de secarse con cuidado, es mejor ponerse ropa limpia. Esta debe estar hecha de materiales transpirables como el algodón para que el sudor pueda dirigirse mejor hacia el exterior. En casos en los que el niño tenga mucho olor, pero todavía queramos evitar el uso de un desodorante, podemos recurrir a algún remedio natural entre los que destacan los lavados con infusiones de salvia o vinagre de sidra de manzana ya que los astringentes que contienen ayudan a contraer las glándulas sudoríparas.

¿Cómo resolver el problema?

Pero aclaremos una cosa: el olor desagradable no es provocado por el aumento de la sudoración , sino por la proliferación de gérmenes.
El sudor crea un ambiente cálido y húmedo que favorece la proliferación de gérmenes de los que se deriva el mal olor.

Por lo tanto, al principio es importante enseñar a sus hijos, si aún no están acostumbrados, a buenas reglas de higiene personal.

Si los problemas de mal olor aún persisten tanto como para generar molestias, es bueno que consultes con tu pediatra quien podría optar por una visita endocrinológica o en cualquier caso sugerir el uso de algún tipo de desodorante específico.

¿Cuáles son los mejores remedios caseros para que los niños huelan bien?

Además de las pautas dadas para conseguir que el niño tenga siempre un buen olor, podemos recurrir también a trucos o remedios caseros que nos servirán para garantizar la higiene de nuestros hijos.

  • Té verde: El té verde tiene un olor bastante característico pero es además un buen remedio para eliminar el mal olor de axilas y pies de los niños. Solo tenemos que hacer una infusión de esta bebida y la mezclamos en un barreño con agua tibia y lavamos al niño.
  • Vinagre: Echa un pequeño chorrito de vinagre en agua y utilizar esta para asearle la zona del cuerpo que suele presentar mal olor.
  • Hierbas: Otro buen remedio será hervir en una olla un poco de romero, hierbabuena y menta. El resultado se mezclará con zumo de limón para luego limpiar los pies o las axilas del pequeño con el mismo. Se considera que esta acción sirve para que durante todo el día no le huelan esas zonas del cuerpo.
  • Salvia: Este es un buen remedio si a tu hijo o hija le huelen mucho los pies. Consiste en poner en el interior de cada zapato un poquito de salvia triturada. No obstante, también se puede utilizar esta para preparar una infusión que luego, mezclada con agua, se puede emplear para lavar al niño y así evitar el malor olor.
  • Otros remedios: El jengibre, el bicarbonato de sodio, el té negro o el almidón de maíz son otros de los productos que también se considera que pueden ayudar a atajar la pestilencia de pies o de axilas del menor. Pero eso sí, antes de usarlos hay que pedir consejos al pediatra.

Lo último en Bebés

Últimas noticias