Embarazo

Cerclaje cervical en el embarazo. ¿Qué es?

cerclaje-cervical1
0 Comentar

Cuando una mujer se queda embarazada por primera vez empieza a descubrir un sinfín de términos que quizás jamás había oído mencionar anteriormente. Y precisamente uno de esos es lo que se da en llamar cerclaje cervical.

¿Quieres saber qué es y en qué consiste? Sigue leyendo, te lo contamos a continuación.

El cerclaje cervical

Punto de sutura cervical o traqueloplastia es como también se denomina a este tratamiento que consiste en acometer el estrechamiento del cuello uterino en los casos en los que la embarazada sufre insuficiencia cervical. Esta, también denomina incompetencia cervical, viene a traducirse en que cuenta con el cuello del útero algo distendido, es decir, abierto.

En esos casos, hay que acometer el mencionado cerclaje, usando hilo de nylon o metálico, porque existe un elevado riesgo de que la embarazada pueda tener un aborto. Y es que el que el útero se encuentre abierto facilita la salida del feto al exterior.

La sutura que nos ocupa se suele realizar en torno al periodo comprendido entre las semanas 12 y 14 del periodo de gestación.

Tipos de cerclaje

Además de lo expuesto, no podemos pasar por alto que no hay un único tipo de cerclaje sino varios. En concreto, son tres los más usuales y significativos:

  • Cerclaje Shirodkar. Es una de las modalidades más complejas, aunque se considera que es una de las que tiene menos riesgos en cuanto a que la mujer sufra una infección. Consiste en que las suturas no se encuentran expuestas sino que pasan a través de lo que es el cuello del útero.
  • El cerclaje McDonald. De todos los tipos es el más frecuente y consiste en acometer una sutura en forma de cuerda en lo que es la parte superior del cuello uterino para que quede cerrado. Se realiza entre las semanas 12 y 16 del periodo de gestación y la sutura se elimina en torno a la semana 36.
  • Cerclaje abdominal. De los tres modelos presentados es el que se lleva a cabo en menor número de ocasiones. ¿Por qué? Porque sus resultados son permanentes y porque, además, entraña un grave peligro. En concreto, suturar dentro del abdomen supone que pueda surgir una hemorragia y que el bebé tenga que venir al mundo mediante una cesárea. Por regla general, se recurre al mismo en los casos en los que el cuello uterino es especialmente corto.

Cerclaje cervical en el embarazo. ¿Qué es?

¿Cuándo se debe realizar?

Como hemos mencionado anteriormente, lo habitual es llevar a cabo este procedimiento cuando la mujer sufre de incompetencia cervical. No obstante, lo habitual es que haya situaciones que requieran una rápida actuación en ese sentido, tales como las siguientes:

  • Está sufriendo continuas hemorragias, que ponen en peligro la vida del feto.
  • Se encuentra haciéndole frente a una infección uterina.
  • El colágeno se ha visto notablemente alterado.

No obstante, tampoco hay que olvidar que existen otras circunstancias que también van a llevar a los doctores a tomar la decisión de acometer el cerclaje sin dilaciones. Nos estamos refiriendo a que la futura mamá sufra de debilitamiento del cérvix o a que su útero haya experimentado cambios debido a intervenciones previas, como puede ser una conización.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto que existen más datos interesantes sobre este procedimiento basado en una sutura en el cuello uterino. En concreto, entre los más significativos se encuentran los siguientes:

  • Hay mujeres que únicamente cuando están embarazadas descubren que sufren una insuficiencia de tipo cervical.
  • Entre las pruebas que se le realizan a la mujer para determinar que es necesario someterla a la citada sutura puede estar la ecografía transvaginal.
  • Aunque los mencionados tipos de cerclaje son los más habituales, hay más. En concreto, se encuentran los que se clasifican en función de las circunstancias personales de la fémina. Así, se halla el de emergencia, el terapéutico y el profiláctico. Este último se acomete con gestantes que ya han sufrido abortos o partos prematuros.
  • El procedimiento que nos ocupa se lleva a cabo haciendo uso de anestesia general y va a requerir que la paciente tenga que pasar varios días en reposo.
  • La efectividad del citado cerclaje cervical está entre el 70 % y el 90 %. Un elevado porcentaje que viene a indicar que es exitoso y que permite que las mujeres que se someten al mismo puedan tener enormes oportunidades de parir a sus hijos sin problemas.
  • No obstante, hay que tener en cuenta que cabe la posibilidad que aparezcan complicaciones o riesgos tales durante el cerclaje o a consecuencia del mismo. Nos estamos refiriendo a un sangrado, una infección, contracciones o un estrechamiento permanente del útero. Afortunadamente, cualquiera de estas circunstancias se produce en pocas ocasiones.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias