Salud

El Hospital cordobés Reina Sofía, pionero en el trasplante hepático a un bebé

hospital-1
0 Comentar

Que la ciencia avanza a pasos agigantados y que cada vez más eso trae consigo que se mejore la calidad de vida del ser humano es innegable. Buena muestra de eso es que está permitiendo acometer intervenciones quirúrgicas antes ni siquiera imaginadas, como la que acaba de tener lugar en el Hospital Reina Sofía, de Córdoba, que ha pasado a convertirse en un centro pionero en cuanto al trasplante hepático a un bebé tras la donación de su propia tía, que está viva.

Las protagonistas

Los protagonistas que hoy ocupan las portadas de los medios de comunicación por dicha intervención quirúrgica podemos decir que son básicamente tres:

  • Enma, una bebé sevillana de nueve meses de edad que sufría una enfermedad hepática de tipo congénito.

  • Ana Rodríguez, de 35 años de edad, que es la tía de la pequeña y que no ha dudado ni un momento en donar parte de su hígado a su sobrina.

  • El equipo médico del Hospital Reina Sofía que ha llevado a cabo el trasplante. Un grupo compuesto por un total de 25 profesionales y que ha estado dirigido por Javier Briceño (Director de Cirugía General y Digestiva así como Director del Programa de Trasplantes Hepáticos).

El caso

Nueve meses atrás hay que retrotraerse en el tiempo para encontrar el origen de los hechos y es que fue en ese momento cuando se produjo el nacimiento de Enma. Lo hizo llenando de alegría a toda su familia, pero también de preocupación y es que vino al mundo sufriendo una enfermedad hepática de tipo congénito que responde al nombre de atresia de las vías biliares.

Se trata de una patología que lo que hace es obstruir lo que son los conductos que se encargan de transportar la bilis desde lo que es el hígado hasta la vesícula.

La intervención

Dadas las circunstancias que atravesaba la pequeña, era necesario un trasplante y eso llevó a que su tía no dudara ni un momento en convertirse en la donante. Una acción absolutamente fruto del amor que siente hacia su sobrina y que propició que el pasado día 15 de marzo fuera cuando ambas tuvieran que pasar por quirófano.

Tras un estudio, análisis y planificación exhaustiva de las intervenciones, se llevaron a cabo las mismas y es que fueron dos, que vinieron a alargarse en el tiempo durante once horas:

  • En un quirófano parte del equipo médico procedió a llevar a cabo una laparoscopia con la que se diseccionó en torno a un 20% del hígado de la donante, de Ana.

  • En el otro quirófano el resto del grupo sanitario fue el que se encargó de llevar a cabo el injerto de la donación en el cuerpo de la niña. Una complicada y minuciosa labor ya que, entre otras cosas, se tenía que acometer la adaptación de los correspondientes vasos sanguíneos.

hospital-3

El resultado

Aunque fue en el mes de marzo cuando se llevó a cabo el trasplante, lo cierto es que ha sido ahora cuando se ha dado a conocer el mismo, viendo los resultados tan magníficos que ha obtenido. Es cierto que la adulto recibió el alta a los cuatro días de la intervención y su sobrina a los veinte días de la misma, pero en estos momentos ha sido cuando se han presentado ante los medios de comunicación para dejar patente el absoluto éxito del trabajo realizado por el equipo médico.

Con este trasplante hepático a una niña gracias a una donante viva, el Hospital Reina Sofía se ha convertido en pionero en España, ya que hasta ahora en ningún centro sanitario del país se había acometido esa intervención con un bebé. De ahí que ese vuelva a marcar diferencias y a dejar constancia de su importancia en materia de trasplantes, como viene haciendo desde hace muchos años.

El grupo de profesionales ha recibido el reconocimiento de la comunidad médica, de las instituciones de la Junta de Andalucía y, como es lógico, de la propia familia de Enma. En concreto, la madre de la pequeña, Maribel Rodríguez, ha querido agradecer enormemente el esfuerzo que se ha llevado a cabo para conseguir que su hija se encuentre como está ahora, en perfecto estado, teniendo una vida de calidad. En concreto, ha hecho hincapié en resaltar el hecho de que tanto ha sido el interés de esos profesionales que incluso algunos viajaron hasta Japón o Francia para poder perfeccionar su técnica y habilidades en el desarrollo de la mencionada laparoscopia.

Un reconocimiento al que se sumó también la tía donante, quien afirmó de manera tajante que “lo volvería a hacer mil veces más”. Y es que reconoció que saber que su sobrina iba a ser una niña sana con una vida como la de cualquier otra pequeña supera con creces todas las molestias que ha podido sentir tras pasar por el quirófano.

hospital-2

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias