Salud

Un bebé en Valencia sufre escorbuto después de ser alimentado con leche de almendra

escorbuto-2
0 Comentar

En los últimos meses hemos asistido a casos de difteria y tosferina que han tenido como víctimas a bebés. Y hoy nos despertamos con el hecho de que en Valencia un pequeño se encuentra enfermo de escorbuto, a raíz de que sus padres decidieran dejar de darle el biberón con la leche materna o de fórmula y optaran por alimentarlo con leche de almendra. Una patología esa que aparece como consecuencia de una falta contundente de lo que es vitamina C en el organismo, vital para la llamada síntesis del colágeno, y que realmente es rara en Occidente.

El caso

Como hemos dado a conocer, este hecho se ha producido en la Capital del Turia y se ha diagnosticado concretamente en el Hospital Universitario de la Fe. Y es que allí ha sido donde los médicos han descubierto que un bebé de menos de 1 año de edad sufre la mencionada enfermedad como consecuencia de que, desde los dos meses de edad, ha sido alimentado mediante lo que es leche de almendra.

El origen de todo

Este bebé valenciano vino al mundo sin ningún tipo de problemas, recibió todas las vacunas pertinentes y hasta los dos meses desde su nacimiento fue alimentado mediante biberón de leche de fórmula. Sin embargo, en ese momento, sufrió una inflamación en la piel y el médico amigo de los padres que lo reconoció se encargó de aconsejarles que, para evitar esa situación, optaran por alimentarlo con un preparado compuesto a base de leche de almendra y otros productos de tipo probióticos, tales como el mijo, el polvo de sésamo, la harina de almendra y malta de arroz integral.

escorbuto-3

Así, siguiendo las recomendaciones del menor, comenzaron a establecerle una dieta basada en ese “plato”.

Consecuencias

Desde los dos meses y medio, el bebé sólo comió ese mencionado preparado y, a partir de ahí, se desató un conjunto de graves consecuencias para el menor, que ha acabado ahora padeciendo escorbuto. Y es que esa medida aconsejada por el médico del entorno familiar de los padres es un craso error porque, tal y como determina la Organización Mundial de la Salud (OMS), va absolutamente en contra de todas las pautas alimenticias apropiadas para menores de un año. Unas directrices esas que dejan claro que hasta, aproximadamente, los cuatro meses de edad el estómago de un niño no puede asimilar otra cosa que no sea agua y leche materna o de fórmula.

Esa situación desencadenó que, al poco tiempo, de que los padres le establecieran esa dieta a su hijo comenzaran a producirse situaciones graves en cuanto a la salud de ese:

  • A los seis meses, la mamá intentó que su pequeño empezara a tomar tanto papillas como todo tipo de purés, pero los rechazaba.

  • A los once meses, el menor dejó de crecer. Pero no sólo eso, además, se encontraba irritado de manera constante y siempre estaba cansado.

  • De la misma manera, antes de cumplir el año se negaba en rotundo a andar. Es más, los profesionales médicos que han estudiado su caso reconocen que incluso cuando alguno de sus progenitores intentaba moverle las piernas comenzaba a llorar de manera incontrolable.

El diagnóstico

escorbuto-1

Ante la grave situación que estaban viviendo y viendo que a su hijo algo le estaba pasando, los papás decidieron llevarle inmediatamente al hospital. Allí se le examinó y se le realizaron distintas pruebas que vinieron a dejar patente un claro diagnóstico: sufre escorbuto. Un resultado que ha sido producido por la alimentación que ha llevado desde los dos meses de edad y que ha supuesto que se encuentre en una grave tesitura, sufriendo consecuencias de diversa índole:

  • Tiene carencias graves tanto en cuanto a la vitamina C como a la D.

  • Sus niveles de zinc y de la hormona del tiroides son absolutamente anormales.

  • Ha perdido mucha masa ósea.

  • Presenta serios problemas de crecimiento.

  • De la misma manera, tras realizarle una radiografía se ha podido comprobar que cuenta con diversas fracturas tanto en la espalda como en las piernas.

El escorbuto

Como hemos dado a conocer al principio del artículo, la enfermedad que se le ha diagnosticado a este menor de un año es realmente extraña en lo que es Occidente. No obstante, es cierto que sí sigue manifestándose en otros rincones del planeta, tales como África, Asia o incluso América Latina.

Siempre estuvo asociada a los marineros, que la sufrían por falta de vitamina C en sus organismos ya que su dieta, cuando se pasaban largas temporadas en alta mar, no contenía ni frutas ni verduras. Además sobre la misma existen otros datos interesantes:

  • Fue descubierta hace más de dos siglos por un médico escocés de la Armada Británica llamado James Lind (1716 – 1794).

  • Hemorragias, hinchazón de las encías, mala cicatrización de las heridas, cambios emocionales, fiebre o amoratamiento de las extremidades inferiores son algunos de los síntomas habituales que trae consigo la patología.

  • Su tratamiento se basa, como es lógico, en la administración de vitamina C, como eje central.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias