Tribunales

El líder de la podemita Facua condenado por insultar a una tuitera a la que tendrá que pagar 6.000 €

Rubén Sánchez
Ruben Sanchez, portavoz de Facua.

Rubén Sánchez, secretario general de Facua, asociación de consumidores afín a Podemos, ha sido condenado a indemnizar 6.000 euros a una mujer por atentar contra su honor en las redes sociales. El juez de primera instancia número 83 de Madrid le ha condenado por insultar a esta mujer, ex asesora externa de la Policía, con expresiones como «tarada», «tramposa», «timadora», «estafadora» o «mascota».

A estos calificativos también se les adjuntó la foto de la perra de la víctima, según revela el diario ABC de Sevilla. En estos ataques también participó Carlos Fernández, ex responsable de las redes sociales de la Policía Nacional, que también ha sido condenado junto al dirigente de Facua. La sentencia declara probada la intromisión en el derecho al honor de Rubén Sánchez y de Carlos Fernández contra la víctima. Ambos deberán publicar esta sentencia durante seis meses y a pagar 6.000 euros a la denunciante.

«El juego de palabras que se quiere hacer entre la perra y su dueña es de dudoso gusto, pero es que no queda claro cuál es el sentido de hacer exposición pública de una mascota para atacar a su dueño, o si se quiere hacer un silogismo entre ellos, sin entrar en los múltiples sentidos que en español puede tener la palabra perro o perra, ni desde luego su relevancia social», señala la resolución judicial citada por el diario sevillano.

El dirigente de Facua acusó a la afectada de haber engordado su currículum cuando ella trabajaba como asesora externa de la Policía. La denunciante acusó a Rubén Sánchez de «manejar un ejército de trolls» en Twitter. La discusión entre condenado y víctima comenzó cuando Sánchez afirmó que ella no era profesora de la Policía Nacional ni de la Guardia Civil, tal y como la denunciante recogía en sus perfiles de internet. El líder de Facua y el ex responsable de de las redes sociales de la Policía Nacional iniciaron sus insultos contra ella y le llegaron a atribuir la comisión de varios delitos.

«La prueba desplegada en el juicio y especialmente las declaraciones de un inspector de la Policía Nacional y un teniente coronel de la Guardia Civil, no dejan lugar a la duda: la actora ha colaborado en diversas ocasiones con esos cuerpos de seguridad, debiendo ya entrarse en la matización de si alguien que se pone frente a una audiencia a transmitir conocimientos acerca de algo es un profesor o no. Cuando la denunciante hace público que es profesora está siendo inexacta en cuanto a ser profesora oficial, pero su currículum tenía un fondo de verdad», recoge la sentencia.

«Mascota» y «tarada»

De esta forma, cuando Rubén Sánchez intentó desmentir el currículum de la víctima «pudiera estar en lo cierto dependiendo del parámetro que se use para calificar a una persona de profesor», pero no estaba «ejerciendo como periodista, sino presidente de su asociación», recoge también la resolución judicial. La premisa de la demanda se centra en los insultos vertidos por el líder de Facua y de Carlos Fernández contra la víctima.

El magistrado pone en duda la libertad de expresión de los condenados en el momento en el que «se lanzan a calificarla personalmente y a hacerla merecedora de los calificativos de timadora, estafadora o defraudadora, estos últimos con recorrido en el Código Penal, y haciendo público que la afectada era autora de delitos de este tipo». «Pero aún más burdo es entrar en calificativos como mascota, mentirosa, tarada o tramposa, como hizo el demandado, que además no era el encargado de la publicación de una revista de consumo con el que estaba en discusión la actora, que empeñado en la falsedad del tuit que recoge tales expresiones desplegó muy poca prueba para poder demostrarla», añade.

ABC de Sevilla afirma que esta sentencia fue dictada el pasado 19 de octubre y que podría ser recurrida por los dos condenados.

Lo último en España

Últimas noticias