Vacunas

Exigen que las personas obesas sean prioritarias para la vacuna Covid-19

Exigen que las personas obesas sean prioritarias para la vacuna Covid-19
Exigen que las personas obesas sean prioritarias para la vacuna Covid-19

Los expertos de diversas sociedades médicas de referencia en España en el campo de la obesidad subrayan que el exceso de peso aumenta el riesgo de contagiarse y empeora el pronóstico de la infección. Pues así se ha demostrado desde el inicio de la pandemia y por tanto exigen que las personas obesas sean prioritarias para la vacuna Covid-19, junto al resto de población de riesgo.

La obesidad es una lacra más de esta sociedad que aumenta de forma exponencial en todos los países del mundo. En España, los datos van en ascenso cada año y ya es uno de los principales países con este problema.

Con la Covid-19, la cosa ha empeorado, y no solamente ha aumentado el número de personas con obesidad y sobrepeso, sino que tienen un 46% más riesgo de contagiarse de coronavirus, un 113% más riesgo de hospitalización por Covid-19, un 78% más riesgo de ingreso en UCI respecto a la población con normopeso, y el riesgo de mortalidad es un 48% superior, según datos de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

Obesidad y Covid-19

Como vemos las cifras son destacadas. La relación de la obesidad y la Covid-19 es evidente. Los responsables de tales sociedades explican que el análisis confirma que los pacientes con obesidad son uno de los colectivos más vulnerables frente al virus actual y se han visto perjudicados por la pandemia.

De ahí que exigen que las personas obesas sean prioritarias para la vacuna Covid-19. Las recomendaciones de las personas que tienen este problema es que sigan las normas estableciendo generales como la higiene de manos, distancia social y uso de mascarilla, además del control del peso y la práctica de actividad física regular como herramientas para luchar contra la pandemia.

Como colectivo vulnerable, aconsejan que las personas con obesidad sean consideradas como grupo de riesgo y, por lo tanto, tras sanitarios y personas mayores, deberían ser un grupo prioritario para recibir la vacuna frente al coronavirus una vez que esté disponible.

Mayores repercusiones en la pandemia y confinamiento

Un 98% de los profesionales que tratan pacientes con obesidad opinan que la pandemia y el confinamiento han repercutido negativamente sobre la obesidad y sus complicaciones. La mayoría de los encuestados (71%) entienden que la principal causa está en el deterioro de los hábitos de vida saludables.

En este tiempo ha habido mayores complicaciones, puesto que un 38% de los profesionales han detectado en los pacientes trastornos de la conducta alimentaria y un 39% empeoramiento o aparición de enfermedad metabólica, como diabetes o dislipemia.

Además, en el confinamiento, el 49,8% de los españoles había ganado peso, la mayoría (86,6%) entre 1 y 3 kg. Y las Sociedades dan más datos porque la principal causa (66,5%) a la que se atribuyó este aumento de peso fue a la combinación de mayor ingesta con menor práctica de actividad física, sobre todo esta última.

¿Cuándo se considera que hay sobrepeso?

La OMS especifica que en adultos, hay sobrepeso y la obesidad, en el primer caso cuando el sobrepeso es de IMC igual o superior a 25 y la obesidad: IMC igual o superior a 30.

En el caso de los niños, es necesario tener en cuenta la edad al definir el sobrepeso y la obesidad. En el caso de los niños menores de 5 años, el sobrepeso es el peso para la estatura con más de dos desviaciones típicas por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS

Exigen que las personas obesas sean prioritarias para la vacuna Covid-19

En niños de 5 a 19 años, sobrepeso es el IMC para la edad con más de una desviación típica por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.

Consecuencias de esta enfermedad

Exigen que las personas obesas sean prioritarias para la vacuna Covid-19 porque esta enfermedad trae también diversidad de consecuencias. La OMS hace tiempo que pone el acento en ello.

Pues hay mayor predisposición a desarrollar enfermedades cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), también se puede desarrollar diabetes; sí como trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante), y también algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon).

Hacia la reducción de este problema

Una vida activa y sana puede reducir considerablemente este problema o al menos prevenirlo. Algunas de las cosas que se pueden hacer son limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total y de azúcares; aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos; y realizar una actividad física periódica (60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos).

La industria también debe velar por ofrecer menús y alimentación más saludable para acabar con este problema. En todo caso, desde las asociaciones que velan por la preocupación en el exceso de peso quieren que también ellos sean consideradas como prioritarias para la vacuna Covid-19, junto al resto de población de riesgo.

 

Lo último en Salud

Últimas noticias