En algunos casos puede causar infertilidad

La endometriosis afecta aproximadamente a 190 millones de mujeres y niñas en edad reproductiva

La manera más fiable de diagnóstico es la cirugía mediante laparoscopia

En España, entre un 10 y un 15% de la población femenina sufre la patología, lo que significa que unas dos millones de mujeres se ven afectadas

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis afecta aproximadamente a 190 millones de mujeres y niñas en edad reproductiva
Es una enfermedad inflamatoria, lo que a su vez ocasiona adherencias entre órganos.

Todos tenemos cerca a alguna mujer que sufre dolores menstruales. El presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), Txanton Martínez-Astorquiza, asegura que se calcula que entre un 25% y un 50% sufre dolores a lo largo del ciclo, que pueden llegar a ser muy fuertes en un 10% o 15% de los casos, aunque reconoce que son cifras con poca evidencia.

Los dolores causados por la menstruación se producen por diferentes causas, como miomas, quistes, adenomiosis o endometriosis, asegura Martínez-Astorquiza. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad afecta aproximadamente al 10% (190 millones) de las mujeres y niñas en edad reproductiva en todo el mundo. En España, entre un 10 y un 15% de la población femenina sufre la patología, lo que significa que unas dos millones de mujeres se ven afectadas.

Aunque estas cifras reflejan una importante prevalencia de la dolencia, hay que tener en cuenta que es una simple estimación. «Falta un estudio epidemiológico a escala nacional, por lo que actualmente no se sabe de cuántas personas estamos hablando», ha denunciado en varias ocasiones EndoMadrid, la asociación de afectadas por endometriosis de la Comunidad de Madrid.

Cuando el endometrio, que se sitúa fuera del útero, se desarrolla incorrectamente, puede asentarse en cualquier lugar del abdomen. Esto provoca ‘implantes’ (placas pequeñas), nódulos (placas grandes) y endometriomas (quistes en los ovarios), según explica la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

La endometriosis es un proceso de evolución imprevisible. Algunas mujeres presentan pequeños implantes que no se modifican, mientras que en otras puede desarrollarse extensamente dentro de la pelvis. Es una enfermedad inflamatoria, lo que a su vez ocasiona adherencias entre órganos. A pesar de que los síntomas varían en cada mujer, la CUN ha recogido en cinco grupos los más comunes:

Dismenorrea o dolor menstrual

Se trata de dismenorrea secundaria, que aparece más tarde que la de los primeros meses de los ciclos menstruales. Aumenta con el tiempo y se acompaña de otros síntomas típicos de la endometriosis. Ese dolor suele deberse a la formación de las prostaglandinas, que provocan fuertes contracciones uterinas.

Dispareunia o dolor con las relaciones sexuales

La penetración vaginal puede presionar alguna zona con afectación por endometriosis: ovarios, techo vaginal y ligamentos uterosacros.

Sangrado uterino anómalo

Muchas mujeres no presentan alteraciones menstruales ni pérdidas entre reglas, pero se puede alterar el ciclo endometrial y generar pequeñas pérdidas extemporáneas.

Problemas reproductivos

En algunas mujeres la esterilidad o la infertilidad son el motivo de consulta que permite diagnosticar la endometriosis. Esta se produce debido a los probables efectos en la cavidad pélvica, los ovarios, las trompas de Falopio o el útero. La extensión de las lesiones endometriales no suele estar directamente relacionada con la gravedad o la duración de los síntomas, por lo que algunas personas con lesiones visiblemente grandes tienen síntomas leves y otras con pocas lesiones tienen síntomas graves.

También existen factores de riesgo

Esta afección es comúnmente diagnosticada en mujeres entre los 30 y 40 años de edad, pero puede afectar a cualquier edad mientras se siga teniendo la menstruación. Ciertos factores como tener una madre, hija o hermana con endometriosis, tener el periodo antes de los 11 años, ciclos menstruales cortos (menos de 27 días) o ciclos menstruales intensos y de más de siete días, aumentan el riesgo de sufrir endometriosis. Por el contrario, las mujeres que han estado embarazadas o cuyos periodos comenzaron tarde en la adolescencia tienen menos probabilidad de sufrirla.

El diagnóstico de la endometriosis es relativamente sencillo, aunque la única forma de estar 100% seguros de que se está sufriendo es mediante cirugía laparoscópica. De este modo, el cirujano inserta el laparoscopio a través de un pequeño corte en la piel y puede hacer un diagnóstico basándose en cómo se ven los parches de endometriosis. También puede hacer una biopsia para obtener muestras de tejido.

Previamente a la laparoscopia, es común realizar una ecografía, ya que esta técnica inicialmente apunta al diagnóstico de endometriosis. La imagen es relativamente típica: quistes ováricos con un patrón específico. También se pueden realizar análisis sanguíneos, aunque no es un test que se utilice rutinariamente en el protocolo de diagnóstico.

Conoce cómo mitigar los síntomas

Actualmente no existe cura, pero la enfermedad se puede tratar con fármacos y cirugía. Si los síntomas son leves, lo más probable es que con analgésicos te sientas mejor. El uso de anticonceptivos hormonales como la píldora o un DIU hormonal también se utilizan para reducir el dolor y el sangrado.

La cirugía es otra opción, sobre todo si no puedes tomar anticonceptivos, quieres quedarte embarazada o lo has intentado sin éxito. El procedimiento consiste en extraer el tejido sobrante que crece dentro del útero, lo cual reducirá el dolor y facilitará un embarazo. Así lo explica el servicio de información en línea de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, MedlinePlus. Como último recurso, algunas personas eligen una histerectomía, pero será imposible un embarazo luego de esta intervención.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias