Montoro tiene que cortar esto

Montoro tiene que cortar esto
Comentar

Cristóbal Montoro debe cortar de raíz la rebeldía fiscal de la Generalitat. Los golpistas diversifican su ataque frontal al Estado de Derecho y a la legalidad vigente. Además del ámbito político y civil, ahora también tratan de cercenar el fiscal. Es intolerable que coaccionen a las empresas para quedarse con todos los impuestos que generen sin tener en cuenta sus obligaciones con Hacienda. Por muy legal que pueda ser en primera instancia solicitar a las compañías el pago de todos los impuestos a través de la Hacienda catalana, el objetivo final constituye, al igual que la totalidad del procés, una profunda ilegalidad que pretende quedarse con toda la recaudación de unos gravámenes que no les corresponden. 

La profunda crisis abierta por los golpistas en Cataluña puede dar al traste con la economía española. Sería lamentable que un grupo de pirómanos de la política consiguieran arruinar la consolidación estatal ahora que crecemos más que nadie en Europa. Especialmente después de haber superado una de las peores crisis de toda nuestra historia. La Bolsa española ya ha dado su primer toque de atención este mismo miércoles con la mayor caída desde el Brexit. El Ibex se ha dejado un 2,85%. Las consecuencias también se han dejado notar en la deuda española, cuya prima de riesgo ha subido en cinco puntos básicos, hasta situarse en los 133. El ministro de Hacienda, por tanto, tiene que estar muy atento a los movimientos de los sediciosos en Cataluña. Ha de ser la punta de lanza que encabece la acción del Gobierno en el resto de ámbitos. 

Puigdemont y su banda están intentado coaccionar a los industriales como si les exigieran un impuesto revolucionario. Más allá de la lógica intervención de las cuentas del Govern, Montoro debe tomar las medidas necesarias para asegurar la correcta tributación al Estado así como garantizar la viabilidad de los empresarios en Cataluña. Una comunidad que, debido al disloque independentista, ha elevado su deuda con España hasta los 52.500 millones —la región más endeudada en términos absolutos con 76.727 millones de euros— y que sostiene sus servicios elementales gracias al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). El Gobierno debe reaccionar rápido. Cataluña no puede ser la ruina de España por unos golpistas desaforados.

Últimas noticias