El casoplón de Iglesias puede ser derribado: su infracción urbanística es muy grave y no prescribe

Pablo Iglesias
El chalet de lujo de Pablo Iglesias e Irene Montero/ LOOK

El análisis jurídico de la documentación del chalé de Pablo Iglesias revela que las cosas están peor para él de lo que podría haber pensado el líder de Podemos. La parcela sobre la que está construida la casa del responsable máximo podemita nunca fue recalificada dentro de un plan general y eso supone una irregularidad difícilmente salvable en estos momentos.

Es más, su situación de ilegalidad se basa en un acto calificado jurídicamente como muy grave; la actuación se ubica en lo que se denomina como zona verde y eso supone que las ilegalidades no prescriben; y, por si fuera poco, el casoplón se edificó en 2002, mucho después de que fuese declarado ese paraje como parque natural (1999), con lo que no puede argumentar un derecho consolidado.

En resumen, que su casa puede ser derribada en aplicación de la ley si se inicia un proceso judicial, tal y como señala a OKDIARIO el prestigioso abogado especializado en urbanismo, Manuel Serrano Conde.

El letrado señala que “esta parcela, según resulta del S.I.T. (Sistema de Información Territorial de la Comunidad de Madrid), está incluida dentro de los límites del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama según dispone la Ley 20/1999, de 3 de mayo, del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama y su entorno”.

Para el experto, la principal conclusión es que “no se puede edificar y se prohíbe la construcción de viviendas unifamiliares de uso residencial dentro de los límites del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama”.

El casoplón de Iglesias puede ser derribado: su infracción urbanística es muy grave y no prescribe
Captura del Visor SIT (Sistema de Información Territorial) de la Comunidad de Madrid en el municipio de Galapagar.

Es más, “según dispone el Catastro, las construcciones existentes son del año 2002. Entre dichas construcciones, consta una vivienda unifamiliar de uso residencial. Las mencionadas construcciones, según lo dispuesto en el Decreto 26/1999, de 11 de febrero, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales para el Curso Medio del río Guadarrama y su entorno, son ilegales”.

Las consecuencias de esta situación pueden ser graves para Iglesias, porque “esta ilegalidad no prescribe, ya que como dispone la Ley 9/2001, de 17 de julio, del Suelo, de la Comunidad de Madrid, las infracciones urbanísticas cometidas en los Parques Regionales no prescriben”. Es más, “como indica la citada Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, estas construcciones constituyen una infracción urbanística muy grave, ya que afectan a terrenos de suelo no urbanizable de especial protección”.

Infracciones muy graves

Estas infracciones urbanísticas “deberían haber sido perseguidas y sancionadas por parte del Alcalde del municipio de Galapagar y también por la Consejería competente de ordenación urbanística de la Comunidad de Madrid”, apunta el abogado. Quién, por último, señala que “esta conducta está tipificada contra la ordenación del territorio dispuesto en el artículo 319 del Código Penal”.

El dictamen de este experto arroja un panorama complicado para los Iglesias-Montero. Y es que una denuncia podría abrir la puerta a una actuación directa contra su casa.

Y todo ello, porque, como señaló OKDIARIO, el casoplón del matrimonio Pablo Iglesias e Irene Montero es ilegal al estar construido en un parque natural protegido de alto valor ecológico y que, desde hace años, los ecologistas y los grupúsculos de Podemos lo han tratado como una zona intocable. Cuando el líder podemita adquirió la vivienda, en mayo de 2018, ya sabía de antemano que su nueva morada había sido levantada en una zona ubicada fuera de los límites urbanos del municipio que quedaba delimitado por el plan urbanístico de 1976.

Por lo tanto, el líder de Unidos Podemos, coalición en la que conviven la formación morada y los ecologistas de Equo, entre otros, asumía la compra de una vivienda producto de la especulación y que conculcaba los más elementales principios medioambientales.

La parcela de casi 2.500 metros cuadrados, comprada por Iglesias, se encuentra dentro de esa zona de máxima protección, en el Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama. Y la vivienda de 268 metros, más anexos habitables, había sido construida en 2002 contraviniendo todas las normas urbanísticas municipales de Galapagar.

Últimas noticias