La asociación asesoró a Podemos en materia de infancia

La Policía cree «evidente» que Infancia Libre es una red criminal dedicada a retirar la custodia a los padres

La Policía Nacional ha dado por finalizada la instrucción previa que investiga a la asociación Infancia Libre, vinculada con Podemos, partido al que asesoró en materia de infancia. En el informe, que fue entregado el pasado martes 23 de julio en la Fiscalía Provincial de Madrid, la Policía concluye que la asociación, dedicada supuestamente a la protección de los niños, en realidad opera como una red criminal dedicada a retirar la custodia de los menores a sus progenitores con la complicidad de distintos profesionales.

El informe consta de 200 páginas en las que los investigadores concluyen que los casos denunciados de miembros de Infancia Libre, por secuestro, siguen el mismo patrón. Para los agentes, los parámetros delictivos son cinco: denuncias de violencia de género o abusos sexuales falsas, intervienen los mismos profesionales, los mismos abogados y se coordina desde la asociación de Infancia Libre.

En dicho informe, la Policía asegura que Infancia Libre derivaba a las madres al psiquiatra Antonio Escudero, que ejercía en el Centro de Salud Mental de Majadahonda y previamente lo hizo en Puerta de Hierro. Escudero es el autor de los informes médicos donde se alegan cuadros clínicos de estrés familiar del menor debido a las visitas de los padres. También ponían en contacto a las madres con la abogada Carmen Simón y con las psicólogas vinculadas a la asociación, que desde Granada elaboraron informes para justificar el ausentismo escolar del menor o el perjuicio que les causa visitar a sus padres.

Según la Policía, estos informes fabricados ad hoc fueron utilizados después por las madres para denunciar a los progenitores y retirarles el régimen de visitas.

Infancia Libre opera, según el informe policial, entre Madrid y Granada. Pero es en la provincia andaluza donde destaca el papel de una pediatra con consulta en el centro de salud Las Flores y que atendió a los hijos de dos de las cuatro integrantes de asociación  investigadas. Asimismo, en el informe se acusa también a una psicóloga de la Unidad de Salud Mental-Infantil del Hospital Virgen de las Nieves de Granada.

Según ha podido esclarecer la Policía, los profesionales implicados coinciden en los casos denunciados y en la forma de proceder: los informes médicos de los menores son casi idénticos, al igual que la estrategia de defensa. En muchos de los casos las denuncias por violencia de género o abusos sexuales fueron archivadas, o la policía las consideró directamente falsas.

Las similitudes entre los cuatro casos investigados son tan evidentes que la Policía quiere abrir la causa de ‘Infancia Libre’ por organización criminal independientemente de que haya madres implicadas en causas judiciales individuales por sustracción de menores y desobediencia judicial.

Tras los cuatro casos conocidos desde abril, los agentes han tomado declaración a unos 50 padres, la mayoría se presentaron en dependencias policiales de manera voluntaria para denunciar sus casos. Una vez investigados, la policía ha elevado a Fiscalía unos 22 casos por posibles delitos de sustracción de menores y desobediencia judicial vinculados a la asociación Infancia Libre.

El informe final ha sido entregado a la fiscal jefe de Madrid, Pilar Rodríguez. Ahora, la Fiscalía Provincial tendrá que decidir si lo judicializa, no como casos aislados, sino como causa general con Infancia Libre como foco de la organización ilícita. Si finalmente se judicializa el caso, bien la policía judicial o bien las defensas de los padres, coordinados a través de la plataforma de afectados, empezarán a solicitar diligencias.

Cuatro casos: mismo modus operandi

El caso comenzó el pasado 1 de abril con la detención de María Sevilla, presidenta de Infancia Libre, de 36 años. Los agentes localizaron a María Sevilla en una casa de campo con su hijo de 11 años.

El 11 de mayo los agentes arrestaron a una segunda madre, Patricia González, miembro de Infancia Libre, por saltarse reiteradamente el régimen de visitas.

El 21 de mayo se produjo la tercera detención, la de Ana María Bayo, integrante de Infancia Libre, acusada de ocultar a su hija de su expareja durante dos años.

El pasado 18 de junio se produjo el último arresto, en este caso la cuarta madre, Rocío de la Osa Ibáñez, vicepresidenta de Infancia Libre, por retener presuntamente a su hija incumpliendo resoluciones judiciales.