C’s cree que Sánchez «hace teatro» para tapar su responsabilidad en la parálisis institucional

C’s cree que Sánchez «hace teatro» para tapar su responsabilidad en la parálisis institucional
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

La alternativa que propone el líder socialista, Pedro Sánchez, no convence ni a sus posibles aliados, Podemos y Ciudadanos.

Desde la formación de Albert Rivera se considera que la propuesta de un acuerdo entre las “fuerzas del cambio”, que impida un gobierno de Mariano Rajoy, no es más que un «teatro»,  una estrategia del líder socialista para sacudirse las responsabilidades ante una posibles terceras elecciones.

Fuentes de la formación naranja creen, además, que los propios barones socialistas frenarán cualquier intento de Sánchez de negociar con Podemos. El Comité Federal del 28 de diciembre veta expresamente el diálogo con formaciones que defiendan la independencia y “las consultas”, como es el caso del partido ‘morado’.

Por ello, opinan los de Rivera, en caso de que Sánchez diese un paso más los dirigentes autonómicos lo frenarían. Desde Ciudadanos creen que, en ese caso, el Comité Federal del PSOE sería más beligerante contra la estrategia de Sánchez de lo que lo ha sido hasta ahora.

Desde Ciudadanos descartan anticipar su participación en ese posible acuerdo ‘a tres’. No obstante, Rivera ya advirtió este martes que sería «inviable» que su partido respalde, aunque sea con la abstención, un pacto entre PSOE y Podemos. Y ha advertido a Sánchez de que no participará en una alternativa al PP que incluya a las que ha denominado como fuerzas del cambio porque se trata de hasta «44 partidos”.

Rivera avisó a Sánchez y a Rajoy de que deberían dejarse de “llamaditas” y ponerse a trabajar cuanto antes para superar el atasco político en el que se encuentra España desde el pasado 20 de diciembre.

«Les pido que se dejen de llamaditas, de sms, de marear la perdiz y que hagan lo que ha hecho Ciudadanos, que es sentarse a trabajar y negociar”, opinó en referencia a la llamada de Sánchez al presidente del Gobierno en funciones.

Retar a Podemos y C’s

Con su estrategia, Sánchez trata de retar a Podemos y Ciudadanos a comprobar su disposición a formar gobierno y evitar las terceras elecciones.

De acuerdo al orden de llamadas a los líderes políticos, el siguiente en la agenda de Sánchez será Rivera. Hasta ahora, los contactos con Mariano Rajoy y Pablo Iglesias apenas han pasado de un ligero intercambio de posturas, sin emplazarse siquiera a concertar un encuentro. En el caso del líder del PP, la conversación evidenció las diferencias que ambos mantienen sobre el desbloqueo del Ejecutivo: Rajoy insistió en una ‘gran coalición’ PP-PSOE-Ciudadanos e Iglesias por un gobierno de fuerzas «progresistas».  La llamada al candidato del PP se zanjó en diez minutos. 

Sánchez es consciente de que su plan está prácticamente condenado al fracaso, en especial, por la incompatibilidad que se profesan Podemos y Ciudadanos y que ya quedó expuesta en la anterior legislatura fallida. Entonces, desde Podemos se descartó sentarse en una misma mesa de negociación con el partido de Rivera.

El plan de tentar de nuevo a Ciudadanos siempre estuvo en la mente de Sánchez, según apuntan diferentes dirigentes socialistas consultados por este periódico. Ese acuerdo sería a todas luces insuficiente para lograr una mayoría y precisaría de la abstención, improbable, de PP o de Podemos. A la inversa, un acuerdo PSOE-Podemos, requiere de la connivencia de la formación naranja.

Negociación con los independentistas

Según publicó OKDIARIO, el líder socialista ya ha tanteado a las formaciones nacionalistas, a las que ofrece una reforma de la Constitución a cambio de contar con su apoyo en una investidura. Sánchez ya animó al propio Rajoy a tratar de seducir, especialmente a la antigua Convergència, con una reforma constitucional que abarcase el problema territorial. El PSOE defiende  un modelo federal para España.

Sánchez está dispuesto a tirar hacia adelante con esta hoja de ruta, que se ha encontrado con la oposición expresa de algunos dirigentes. Desde el PSOE andaluz, la federación más poderosa, se insiste en que es un plan complejísimo.

«Me tengo que quedar estrictamente con la palabra del secretario general del partido y me resulta de difícil explicación después de que el lunes dijera claramente que no iba a postularse para liderar una alternativa», dijo el portavoz del Parlamento andaluz, Mario Jiménez, en referencia a la intención de Sánchez de intentar una investidura solo si consigue los apoyos necesarios.

Jiménez ha advertido que «bajo ningún concepto el PSOE va a dejar caer la gobernabilidad del país sobre los que quieren romper España».

Y el propio Antonio Hernando, portavoz en el Congreso, ha insistido estos días que el desbloqueo «no es difícil, es dificilísimo». 

Lo último en España

Últimas noticias