66 iniciativas en tres años

El vago Espinar: es el senador de la oposición que menos trabaja

Ramón Espinar
Ramón Espinar. (Foto: EFE)
Comentar

Ramón Espinar, portavoz en el Senado del grupo parlamentario Podemos-En Común Podem-En Marea, es el senador de la oposición que menos iniciativas ha presentado en la Cámara Alta.

Así lo atestigua el registro de actividad de los parlamentarios. Desde que accedió al acta como senador, en 2015, Espinar ha firmado un total de 66 iniciativas. 

El vago Espinar: es el senador de la oposición que menos trabaja

Entre ellas, destacan dos solicitudes de creación de comisiones de investigación, una interpelación, diez preguntas orales en pleno, 21 preguntas al Gobierno con respuesta escrita y siete solicitudes de informes. Además, ha registrado una comparecencia de miembros del Gobierno en alguna comisión y otra para autoridades y funcionarios.

Espinar está a distancia de otros miembros de su grupo, integrado por 20 senadores, como María Isabel Mora, que destaca, por ejemplo, con 513 preguntas orales en comisiones, 750 preguntas con respuesta escrita al Gobierno o 177 solicitudes de informes.

Además de portavoz de grupo, Espinar es viceportavoz de la Comisión de Economía, Industria y Competitividad y vocal en la Comisión de nombramientos.

6.413,98 euros mensuales

Como senador, el dirigente de Podemos cobra una asignación común de 2.842,05 euros brutos al mes, en catorce pagas, a la que hay que sumar 2.694,15 euros como portavoz. Además, se añaden 877,78 euros en concepto de ‘indemnización’ para los senadores que, como es el caso, han sido elegidos por la circunscripción de Madrid y con la finalidad de “afrontar los gastos que les origine la actividad de la Cámara”. Esta última cantidad está exenta de tributación.  En total, 6.413,98 euros mensuales.

Además, los senadores tienen a su disposición 150 euros diarios para dietas en el caso de desplazamientos al extranjero y 12o en el de viajes dentro del territorio nacional. El Senado cubre también los gastos de sus ‘señorías’ en transporte y entrega a los senadores una tarjeta-taxi con un crédito máximo anual de 3.000 euros para sus desplazamientos en la Comunidad de Madrid.

Los senadores también tienen a su disposición un teléfono móvil corporativo, “en el que reciben las convocatorias de la Cámara por SMS y una tableta para la presentación electrónica de iniciativas”, señala la Cámara. Además, determinados senadores tienen la posibilidad de contar con “personal de confianza” para “apoyarles en el ejercicio de su función”.

En la comparativa no se tienen en cuenta a los senadores del PP-tampoco a Pilar Barreiro, ahora en el Grupo Mixto-en tanto se trata del partido del Gobierno y por tanto, carecen de labor contra el Ejecutivo. La mayor parte de las iniciativas de los senadores son, precisamente, las preguntas con respuesta escrita al Gobierno. Tampoco se computan los senadores que se incorporaron con la legislatura ya avanzada.

El Senado quiere limitar la actividad

En este sentido, la Mesa del Senado adoptó recientemente un acuerdo para establecer límites a las solicitudes de información que hacen los senadores, fijando que el autor de la solicitud justifique de acuerdo a su labor parlamentaria la petición de información requerida a comunidades autónomas o ayuntamientos.

Esta medida tiene como objetivo limitar la ingente cantidad de preguntas escritas y solicitud de documentos que se han registrado en esta legislatura, concentrada en unos pocos senadores como apunta un informe de los letrados del Senado, del que informó Europa Press.

Entre los senadores más activos destaca especialmente Carles Mulet, de Compromís, que en lo que va de legislatura ha registrado 13.908 preguntas y 2.515 solicitudes de informe.  

El vago Espinar: es el senador de la oposición que menos trabaja

 

El acuerdo se apoya en un informe favorable de los servicios jurídicos de la Cámara Alta que establecen que, “a la vista de los problemas” que se suceden por la tramitación de solicitud de información y de las preguntas con respuesta escrita, sí procede establecer criterios para “modular” que un derecho consolidado tenga “una utilización abusiva”.

El informe hace hincapié en el aluvión de peticiones de información realizada “por un número relativamente limitado” de senadores. Señala que en la actual legislatura se han registrado 3.297 solicitudes de datos e informes, “quintuplicándose” el número de peticiones con respecto a la pasada, cuando en cuatro años se registraron 609 peticiones.

Con respecto a preguntas con respuesta escrita, los letrados indican que en lo que llevamos de legislatura se han tramitado 41.323 preguntas lo que supone también un crecimiento.

Últimas noticias