Pedraz imputa a cinco etarras por el asesinato de Gregorio Ordóñez

Inaki-Renteria
Ignacio Gracia Arregui abandonando la cárcel en 2011.
Comentar

Santiago Pedraz ha imputado a cinco jefes de la antigua cúpula de ETA por su presunta participación en la decisión de asesinar al alcalde de San Sebastián Gregorio Ordóñez el 23 de enero de 1995.

El juez, que ha admitido a trámite la denuncia presentada por Consuelo Ordóñez, hermana de la víctima, ha tenido en cuenta un informe de la Jefatura de Información de la Guardia Civil con indicios “fiables y verosímiles”.

Apoyado en ellos, ha dictado un auto en el que atribuye la autoría intelectual del atentado a Ignacio Gracia Arregui, alias ‘Iñaki de Rentería’; Mikel Albisu Iriarte, ‘Mikel Antza’; Julián Achurra Egurola, ‘Pototo’; José Javier Arizcuren Ruiz, ‘Kantauri’; y Juan Luis Aguirre Lete, ‘Insuntza’.

Los políticos, objetivo prioritario

En el documento, Pedraz describe el funcionamiento piramidal y jerárquico de la organización terrorista, donde prima la “rígida disciplina” que imparte un comité ejecutivo al que “no hay nada que no controle, impulse o dirija como órgano encargado de que se cumplan las líneas estratégicas de la banda criminal”.

El magistrado sostiene que este mando, llegado tras la desarticulación de la dirección en 1992, “trató de mostrar que había recuperado su poder generando violencia, terror y subversión”.

A partir de 1993, relata el magistrado, tomó la decisión de atacar a militantes y dirigentes del PP y del PSOE con el objetivo de “desestabilizar al Estado y lograr una hipotética negociación”.

Últimas noticias