Niños

Día Internacional del Abrazo 2021: Conoce los beneficios de abrazar a los niños

En el Día Internacional del Abrazo os hablamos de cómo abrazar a los niños puede ayudarles a que crezcan y se desarrollen para convertirse en mejores adultos.

abrazar niños
Para qué sirven los abrazos a los niños

Hoy, 21 de enero, se celebra el Día Internacional del Abrazo en el que se conmemora el afecto entre las personas. Los abrazos son del todo beneficiosos, ya que reconfortan y siempre gustan, pero de forma especial queremos que conozcáis cuáles son los beneficios que tiene abrazar a los niños.

Día Internacional del Abrazo 2021: Conoce los beneficios de abrazar a los niños

abrazar níños

El origen del Día del Abrazo lo encontramos en Estados Unidos cuando fue creado en 1986 por Kevin Zaborney y Adam Olis los cuáles decidieron alentar a que la gente se abrazara más, porque «a la sociedad estadounidense le avergüenza mostrar sus sentimientos en público». Su idea fue todo un éxito, y otros países se acogieron a la propuesta hasta convertirse en un día internacional que se celebra cada 21 de enero.

De este modo, podemos aprovechar este día de hoy para abrazar a aquellos seres queridos que tengamos a nuestro lado y más ahora que todavía nos afecta tanto la pandemia. Los abrazos son un bálsamo de alegría cuando nos sentimos tristes o pasamos por una mala situación, pero también son efectivos y nos llenan la vida cuando los damos de forma altruista sin importar el motivo.

Dado que no conocen lo que son las estructuras sociales y tampoco saben qué es realmente pasar o no vergüenza, algo que le pasa a muchos adultos cuando se les abraza, los niños aceptan, reciben y sienten los abrazos de forma intensa. Abracemos entonces a nuestros hijos, porque estarán encantados de que lo hagan pero además, tenemos que decir que proporcionar un abrazo a un niño tiene beneficios muy concretos que repasamos a continuación.

Beneficios del abrazo en los niños

El abrazo siempre será positivo, pero en el caso de los niños y en concreto, de su psique, tenemos que decir:

  • Libera endorfinas , es decir, pone en movimiento la hormona de la felicidad; aumenta la confianza en el mundo y maximiza la confianza en el adulto de referencia ; en este sentido, el abrazo también establece confianza en el futuro para el pequeño y también como no, le hace sentirse seguro;
  • Minimiza el estrés ; especialmente cuando los niños ya han comenzado su etapa escolar y se enfrentan cada vez más, a un mundo lleno de retos.
  • Ayuda al niño a adaptarse a la vida social porque le da un puerto seguro donde aterrizar, es decir, representa consuelo y ayuda. Además, si somos padres cariñosos y hemos educado a nuestros hijos con abrazos, sentirá que siempre pueden tener mayor confianza con nosotros.
  • Tiene un efecto positivo de resolución de problemas por lo que trata y resuelve situaciones de crisis y pérdida. A veces, solo hace falta un abrazo para que el niño se sienta más tranquilo y reconfortado y se olvide de lo que le preocupa, o también será efectivo para conseguir calmarlos en caso de una pataleta o rabieta.

Abrazar a los niños es un acto de amor

Si abrazar a niños muy pequeños equivale a actuar de puente entre la vida intrauterina y extrauterina, abrazar a los niños mayores es representarlos bienvenidos, amar más allá de cualquier obstáculo, límite o defecto.

Incluso es bueno abrazar a los adolescentes, a pesar de que se trate sin duda, de una fase delicada fase de crecimiento, pero para ellos, un abrazo puede suponer una afirmación de presencia: el puerto seguro está siempre ahí y resiste las tormentas. Los adolescentes sabrán que estamos ahí cuando nos necesiten.

Crecer sin abrazos puede aumentar la ira, el estrés e incluso la inadaptación social

Los niños que no reciben abrazos, como ocurre en el caso de muchos niños que son huérfanos, lloran menos porque entienden desde muy temprano que nadie responderá a ese grito de auxilio (que es llorar). Sin embargo, no están más tranquilos por el simple de hecho de saber que no hay nadie que les vaya a abrazar, sino todo lo contrario, dado que la necesidad emocional acumulada e insatisfecha se convierte en una reacción negativa al estrés y la ansiedad. Es por eso que los niños no queridos se vuelven más agresivos, violentos, no quieren confiar en los demás, retraídos, emocionales e inseguros.

Cómo el abrazo ayuda a la inteligencia de los niños

Los beneficios del abrazo (como los que os hemos enumerado arriba) ayudan también al desarrollo de conexiones neuronales. De hecho, la ciencia está convencida de que el abrazo también apoya la inteligencia de los niños. Esto se debe a la estimulación de una multiplicidad de funciones positivas que las neuronas trabajan activamente cuando se produce un abrazo, por lo que haría que los niños abrazados fueran niños aún más inteligentes.

Por último tenemos que decir que el poder del abrazo revela su fuerza cuando ser querido y considerar que emocionalmente estamos «salvados» nos hace mejores personas y más capaces, mientras que por otro lado, ayuda al no capaz a reaccionar mejor y más positivamente a los estímulos cotidianos.

Lo último en Bebés

Últimas noticias