Nutrición

Prohíben a una madre dar el pecho al lado de la piscina por si contamina el agua, entre otras cosas

dar el pecho
Prohíben a una madre dar el pecho
0 Comentar

Que en los últimos tiempos se ha producido una especie de rechazo hacia las mujeres que amamantan a sus hijos en espacios públicos es innegable. Y también lo es que, a raíz de eso, han surgido distintas iniciativas para reivindicar esa acción. Sin embargo, parece que aún queda mucho por conseguir un buen resultado al respecto. ¿Por qué? Porque siguen produciéndose casos que son absurdos y vergonzantes. Nos estamos refiriendo al que ha saltado a los medios: prohíben a una madre dar el pecho al lado de la piscina ¡por si contamina el agua!

¿Qué te parece? A continuación, te contamos todos los datos sobre este caso, que ha sido expuesto a través de un medio local (“Heraldo”).

¿Dónde ha sucedido?

En Zaragoza es donde ha tenido lugar este caso tan impactante. Más concretamente ha sucedido en una de las piscinas del Centro de Natación Helios de la capital aragonesa.

La madre

Beatriz Gimeno. Este es el nombre de la mujer que se ha convertido en noticia sin querer y sin esperarlo. Todo porque se le ha prohibido dar el pecho a sus hijos junto a la piscina donde se estaban bañando con su padre.

El origen de la historia

Hace unos días se encuentra el punto de partida de este caso. Resulta que la mujer, después de salir de trabajar, se encaminó hacia la piscina donde se encontraban sus pequeños, de 3 años y de 9 meses, junto a su esposo. Al llegar allí, la niña corrió hacia ella para que le diera el pecho y así lo hizo.

En concreto, cuenta que se sentó junto a la zona de baño donde estaba su otro hijo y su pareja y comenzó a amamantar a la pequeña.

Le prohíben dar el pecho

Al poco de comenzar a dar el pecho, sucedió algo absolutamente inesperado que pilló a la madre por sorpresa. En concreto, se dirigió hacia ella el socorrista de la piscina y le dijo que donde estaba no podía alimentar a su pequeña. ¿Por qué? Porque en esa área estaba prohibido comer y beber.

Además, también le expuso que al amamantarla en ese lugar podía contaminar el agua con la leche.

Unos argumentos estos que dejaron noqueada a Beatriz, quien no dudó en indicar que llevaba cuatro años siendo socia del centro y que jamás se le había impedido dar el pecho a sus pequeños. No obstante, se le siguió prohibiendo acometer esa acción en esa zona, por lo que no dudó en acudir a las oficinas a presentar una queja. No obstante, esta tuvo que esperar a ponerla varios días porque en ese momento las citadas dependencias estaban cerradas.

¿Y entonces?

Este lunes ha sido cuando la madre ha presentado la pertinente queja y ha enviado también una cart a los responsables del centro de natación, donde dice cosas como estas:

  • “Somos muchos los padres y madres socios del Centro Natación Helios que nos sentimos discriminados e indignados por un trato discriminatorio e injustificado”.
  • “Amamantar es una necesidad para el bebé y para la madre y es necesario asegurar el derecho fundamental de los niños y niñas a ser amamantados en cualquier lugar y momento. La estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño, que los estados miembros de la OMS y la junta ejecutiva de UNICEF adoptaron en 2002, así lo establece. Por lo tanto, es completamente legal la lactancia materna en cualquier espacio público, considerándose, el no permitir a una mujer amamantar a su hijo en un espacio público, un acto de discriminación”.
  • “Sobre la posible contaminación del agua, la leche materna no presenta ningún riesgo para la salud del resto de bañistas. Es antibacteriana y antimicrobiana y no causa ningún problema. Orina, pelos, sudor, mocos, saliva y materia fecal se encuentran habitualmente en las piscinas. El agua de las piscinas debe llevar un tratamiento adecuado de filtrado y desinfección, según la legislación vigente. La leche materna es, sin lugar a dudas, la cosa por la que menos deberían preocuparse”.
  • “Considero que la norma de no comer o ingerir líquidos no debe ser aplicada en el caso de la lactancia materna. Esta regla está destinada a aplicarse a cosas tales como alimentos sólidos, té, café, refrescos y similares. La leche materna no es realmente comparable a estos y no contaminará la piscina de la manera que pueden hacerlo esos”.

La respuesta del centro

Es importante conocer que el centro deportivo se ha querido manifestar al respecto de lo ocurrido. En este caso ha expuesto que sí se puede dar el pecho en sus instalaciones pero que, la normativa, prohíbe comer en las zonas de playas o dentro de los vasos de las piscinas, que era donde estaba la madre. De ahí que, quitando los 4.000 metros cuadrados de esos espacios donde no están permitidos los alimentos y las bebidas, existen 67.000 metros cuadrados donde se puede dar el pecho sin problema.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias