Salud

Un tercio de las gripes se cogen en el trabajo

Un tercio de las gripes se cogen en el trabajo
gripe
Comentar

Un tercio de las gripes se cogen en el trabajo, en concreto el 35% de ellas, según las estimaciones que maneja el área de Medicina del Trabajo de Prevención Fremap. Los ambientes cerrados y oficinas suelen ser los espacios más afectados.

Entre un 10 y un 17% de las bajas laborales tienen como responsables a la gripe. La vacunación se lleva utilizando desde hace sesenta años y su efectividad alcanza el 80%, consiguiendo además reducir el 70% el absentismo laboral. Los colectivos que se exponen a un mayor riesgo de contraer la gripe son los trabajadores de la sanidad, de las fuerzas de seguridad, conductores y profesores.

Al margen del entorno laboral, también son objeto de las campañas de prevención las mujeres embarazadas, los viajeros internacionales o las personas con enfermedades crónicas pulmonares. Esta vacuna antigripal también resulta muy efectiva en el caso de las personas mayores de 60 años, que cuentan con muchas posibilidades de contraerla y que se desarrolle de manera grave. En el caso de las personas que viven en residencias el riesgo de contagio se eleva hasta el 50%.

Las mejores medidas de prevención

Las dos mejores maneras para prevenir la aparición de la gripe son la vacunación y la adopción de medidas higiénicas. Lo adecuado es lavarse las manos con mucha frecuencia, evitar los cambios de temperatura demasiado bruscos y beber líquido en abundante cantidad. Para lavar las manos basta con usar el jabón común con agua, jabones sin agua o jabones antibacterianos.

Cuando empiecen a aparecer los primeros síntomas, como pueden ser la tos, dolores musculares, fiebre o dolor de cabeza, se debería acudir a la consulta del médico de cabecera para que tome las medidas oportunas. Se aconseja usar pañuelos de papel cada vez que se tosa, lavarse mucho las manos y si es preciso dejar de acudir a nuestro puesto de contagio si con ello conseguimos evitar el contagio.

Esta enfermedad se puede contagiar desde 48 horas antes de que aparezcan los síntomas, hasta seis días después de su aparición. Cuanto antes se detecte y se trate mucho mejor. En el caso de los niños existe la posibilidad de que la transmitan hasta después de una semana tras los primeros síntomas, por lo que recomiendan a los padres que extremen las medidas de prevención.

No confundir gripe con resfriado

Es posible que en ocasiones se confunda un simple catarro o resfriado con una gripe, ya que comparten algunas molestias, aunque las de la gripe se presentan con más intensidad. Por ejemplo, la fiebre llega a rebasar los 38 grados durante tres o cuatro días, mientras que la fiebre de un catarro no alcanza estos niveles. En el resfriado también hay una importante secreción nasal, algo de lo que carece la gripe.

Tanto la tos, como el dolor de cabeza o las molestias musculares se presentan con más fuerza en la gripe, resultando poco habituales en el resfriado común. En este proceso catarral son más frecuentes la irritación de los ojos, los estornudos o el dolor de cabeza.

Con estos consejos esperamos que estés debidamente preparado para el frío.

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias