Pruebas básicas

Qué chequeos médicos hay que hacer según la edad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un chequeo cada cuatro años hasta los 40, cada dos de los 40 a los 60 y uno anual a partir de esta edad

A partir de los 50 años hay algunas enfermedades a las que hay que prestar especial atención e ir a revisión de manera regular

viruela del mono
Siguen en aumento los casos de la viruela del mono en Madrid.

El concepto de «chequeo» o revisión médica en personas sanas con carácter preventivo nace en los años 50, en Estados Unidos, donde las compañías aseguradoras laborales (HMO) intentaban adelantar el diagnóstico de las enfermedades más frecuentes y graves en el ambiente laboral para minimizar los costes de los seguros. En un país sin sanidad pública, como Estados Unidos, se engendró la idea de que con las revisiones preventivas se ganaba en salud, por lo que el modelo se entendía como algo positivo y se extendió por todo el mundo.

Actualmente sabemos que este concepto es erróneo y que ha generado lo que conocemos como «prevención cuaternaria», es decir, intentar evitar la iatrogenia (daño que provocaban las actuaciones sanitarias excesivas) ante la abundancia de efectos secundarios que evocaban los chequeos de forma periódica.

Abandonando los conceptos de chequeos en población sana, se mantienen las estrategias de detección precoz o cribado de algunas enfermedades como diferentes tipos de cáncer, presencia de factores de riesgo cardiovascular o algunas patologías autoinmunes. Así lo sostiene el responsable del Grupo de Cronicidad de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el Dr. Francisco José Sáez Martínez.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un chequeo cada cuatro años hasta los 40, cada dos de los 40 a los 60 y uno anual a partir de esta edad. No obstante, aunque el estado general sea bueno, desde RiberaSalud ha elaborado un listado de recomendaciones para pacientes de entre  18 y los 39 años:

  • Examen de Presión Arterial. Para ambos sexos, se recomienda su realización al menos cada dos años. Si el resultado es normal (aproximadamente 139–80 mm Hg), la revisión podría ser anual. Si los valores de presión arterial son elevados, el médico evaluador iniciará las medidas más oportunas y propondrá el calendario de chequeos más adecuado.
  • Examen de Colesterol. Las edades recomendadas para que las mujeres comiencen a realizarse estas pruebas están entre los 20 y los 45 años, y entre los 20 y los 35 años en el caso de los hombres. Las personas con niveles de colesterol normales probablemente no necesitan repetir el examen en cinco años, aunque es recomendable si ocurren cambios en el estilo de vida del paciente (incluyendo aumento de peso y cambio de dieta).
  • Examen para Diabetes. Para ambos sexos, si la presión arterial es alta, el médico puede solicitar los niveles de azúcar en sangre para detectar diabetes. Si la persona tiene un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor de 25 (valor que indica sobrepeso) y tiene otros factores de riesgo asociados a la enfermedad, debería ser examinada.
  • Examen Dental. Para ambos sexos, es recomendable ir al dentista una o dos veces al año para un examen y una limpieza. El especialista evaluará si son necesarias visitas más frecuentes.
  • Examen de Ojos. También en ambos sexos, si la persona tiene problemas de vista (dificultad para leer, etc.), se recomienda un examen de los ojos cada dos años. También es útil hacer un examen de ojos anual si se sufre de diabetes.
  • Autoexamen de Mamas y Mamografía. Si el paciente tiene una madre o una hermana que haya sufrido cáncer de mama a edades tempranas, el médico debe considerar hacer una mamografía anual y comenzar las revisiones antes de lo habitual. Es importante acudir al médico inmediatamente si se nota algún cambio en las mamas.
  • Examen Pélvico y Citología Cervical (Prueba de Papanicolaou). Existen diferencias en las recomendaciones en cuanto a la edad de inicio y periodicidad de la citología, pero en algunos centros médicos, dependiendo de los antecedentes de la persona, recomiendan iniciar los chequeos a partir de los 21 años de edad, siendo aconsejable que las mujeres se hagan un examen pélvico y la prueba de Papanicolaou cada tres años para descartar cáncer cervical. Si el usuario tiene más de 30 años y la prueba de Papanicolaou es normal, podría repetirla cada cinco años. En todo caso, siempre será el médico especialista el que determine la frecuencia de toma de las muestras citológicas.
  • Antígeno Prostático. En el caso de los hombres, la prueba debería realizarse a partir de los 30 años. Este examen detecta o descarta la aparición del cáncer de próstata.

A partir de los 50 años

El doctor Sáez mantiene que, a partir de los 50 años, hay algunas enfermedades a las que hay que prestar especial atención, como el cribado de cáncer de mama, con la realización de mamografías bienales hasta los 70 años; o el cáncer de colon, con determinación de sangre oculta en heces cada dos años entre los 50 y 70 años.

También en el caso de estos grupos de edad, los pacientes deben realizarse cribados de cáncer de cuello de útero (iniciado a los 25 años) con citologías cada tres o cinco años, así como la detección de factores de riesgo cardiovascular con toma de tensión arterial, peso y talla cada dos años, detección de colesterol y glucemia en sangre cada cinco años y evaluación de hábitos tóxicos (alcohol, tabaco y otras drogas) cada dos años.

De 60 años en adelante

Los chequeos en personas mayores son muy imprescindibles, ya que ayudan a detectar patologías con el fin de ser tratadas a tiempo. Por el contrario, si se diagnostican tarde, podrían acarrear complicaciones graves e irreversibles. Desde el blog MiResi especifican que las revisiones médicas «casi obligatorias» en personas mayores son:

  • Análisis de sangre y orina. Son revisiones muy comunes y con ellas se pueden detectar múltiples enfermedades.
  • Examen auditivo. La vejez es causante de pérdidas auditivas. La audiometría es la prueba más común y una de las revisiones médicas más importantes en la tercera edad.
  • Revisión ocular. Durante la vejez, es frecuente el desarrollo de múltiples enfermedades oculares tales como la degeneración macular asociada a la edad, las cataratas o el glaucoma.
  • Examen colorrectal. El cáncer de colon es una patología muy habitual entre las personas de edad avanzada. Una colonoscopia puede detectar la aparición de pólipos para descartar su existencia.
  • Examen de corazón. Con el paso de los años aumentan las probabilidades de aparición de enfermedades cardiovasculares. Entre los grupos con mayor riesgo se encuentran los fumadores, las personas con obesidad, las que consumen alcohol frecuentemente, los diabéticos de tipo 2 y los pacientes con el colesterol alto. La prueba más común es el electrocardiograma.
  • Mamografía. Esta prueba trata de detectar cualquier bulto sospechoso que pueda ser el causante de un cáncer de mama. Su realización es altamente recomendable en mujeres de entre 40 y 75 años. Se realiza en una máquina de rayos X adaptada a esta parte del cuerpo.
  • Análisis de la estructura ósea. Examinar la densidad ósea es una de las revisiones médicas más determinantes en estos grupos de edad. Gracias a ellas puede observarse la aparición de una posible osteoporosis, patología muy frecuente en mujeres tras la menopausia.
  • Examen de próstata. En el caso de los hombres, realizarse exámenes de próstata habituales es indispensable. De esta manera se puede descartar la existencia del tan común cáncer de próstata.
  • Presión arterial. Es muy fácil de medir y sirve de indicativo en la aparición de enfermedades cardiovasculares. La prueba se denomina esfigmomanometría.
  • Revisión dental. Acudir al dentista, aunque sea de forma ocasional, también es muy importante, ya que se puede detectar la aparición de un cáncer en la cavidad bucal, así como recomendar la implantación de prótesis cuando se extravían piezas dentales.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias