Recomponer España

Ahora se trata de recomponer España, una hazaña que, entiendo, va a ser hercúlea porque, tal y como está dejando el país Sánchez, el que ha sido el presidente del Gobierno –y sí, digo ha sido porque espero que muy pronto deje de serlo– es una tarea dificilísima, comprometida y hercúlea. Repito el adjetivo. Estamos en un momento en el que la economía vuelve a resentirse, y este señor nos viene con unos Presupuestos Generales del Estado infantiles, testimoniales y sectarios que no han tenido ni siquiera la confianza de ningún organismo internacional.

Pero, además, y esto es lo más importante, es que Sánchez ha deshecho la unidad territorial de España con sus permanentes concesiones con los liberticistas que, al final, ni siquiera le han servido para permanecer en La Moncloa. Porque él, y su bufoncillo de confianza, Iván Redondo, sólo querían acumular meses de trabajo en la Presidencia a costa de lo que sea para luego tener una jubilación y un futuro mucho más halagüeño.

Lo que creo es que Redondo quiere ahora proyectarse en América Latina para seguir engañando a algún líder americano que le regale su confianza y dinero. Tenemos que recomponer España, con o sin elecciones, estamos en una situación en la que se exige la mayor confianza y tranquilidad, así como el compromiso por todos los actores políticos. La derecha lo tiene claro, veremos qué hace Ciudadanos, espero que no sienta la tentación de gobernar con un PSOE que Sánchez ha dejado triturado.

Últimas noticias