¿La batalla final por la equiparación salarial de los cuerpos policiales?

¿La batalla final por la equiparación salarial de los cuerpos policiales?
  • Cristiano Brown

Cuando pensamos en todo lo que nos ha dado la policía y los agentes de la benemérita, es cierto que tendemos a ir a los grandes hechos, la lucha contra el terrorismo o la garantía del Orden Constitucional en Cataluña cuando Puigdemont y los suyos decidieron saltarse las leyes y el Estado de Derecho. No obstante, no podemos olvidar la labor diaria que realizan para garantizar nuestra seguridad, bienestar y que podamos dormir tranquilos.

Algunos quieren abrir un debate sobre la posesión de armas en España, algo que se hace totalmente innecesario precisamente por esa entrega diaria de nuestros cuerpos de seguridad. Sinceramente, prefiero unos agentes con unas condiciones de trabajo dignas y con recursos de primera para desempeñar su labor, que ir armado en pro de mi legítima defensa.
Este sentimiento de gratitud y respeto está bastante extendido en nuestra sociedad. Al menos, más extendido de lo que algunos quieren hacer creer.

Sin embargo, la Policía Nacional y la Guardia Civil vienen sufriendo mes a mes una inexplicable desigualdad en su salario respecto a las policías autonómicas frente a las que, por hacer el mismo trabajo, perciben una remuneración menor. Este hecho es inexplicable, y constituye una de tantas desviaciones del estado de las autonomías, sistema razonable bien aplicado pero insostenible si producen situaciones como esta. Porque, no lo olvidemos, no se trata de que policía y guardia civil cobren más o menos, sino de equiparar su salario al de otros cuerpos.

El próximo 6 de abril saldremos a la calle los que tenemos memoria y no nos olvidamos de los compromisos que hemos adquirido con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con nuestra Policía Nacional y con la Guardia Civil. Estaremos en la Puerta del Sol todos aquellos que no solo respaldamos su labor con palabras de aliento y agradecimiento, sino que también queremos medidas de justicia salarial que dignifique el esfuerzo diario de los que velan por nuestra seguridad.

Aunque se trata de un tema justo y tan de sentido común como que a igual trabajo se cobre igual sueldo, la batalla sigue siendo necesaria. Es importante movilizarse para transformar en realidad lo aprobado el pasado mes de noviembre cuando prosperó por 316 votos a favor la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) muestra del espíritu de esta reivindicación. El 6 de abril se da otro paso hacia una situación más justa, después del cual se darán muchos más. Las metas de Policía y Guardia Civil son la punta de lanza de reivindicaciones que deben extenderse a funcionarios de prisiones, profesores, médicos y funcionarios en general, para que desaparezca la injusticia salarial implantada en muchos niveles del sistema, y España sea un país de ciudadanos iguales. Vuestra causa es la nuestra: nos vemos el 6 de abril.

Lo último en Opinión

Últimas noticias