La Generalitat usó una empresa subvencionada para imprimir las notificaciones de las mesas del 1-O

Unipost
Guardia Civil en las instalaciones de Unipost. (Foto: EFE)
Comentar

No hay independencia empresarial sin autonomía financiera. Este principio básico es el que ha permitido a la Generalitat aprovecharse de Unipost para imprimir las notificaciones de las mesas electorales del 1-O y las tarjetas censales, requisadas este martes por agentes de la Guardia Civil en Tarrasa, en lo que supone un golpe que se antoja definitivo para la organización del referéndum ilegal.

El grupo postal llevaba años malviviendo y con profundas dificultades para pagar las nóminas. Tanto que en octubre de 2016 recibió la inestimable ayuda de la Generalitat a través de la empresa pública Avança, un préstamo de entre tres y cuatro millones de euros, ante la negativa de los bancos a seguir prestando más dinero a la empresa.

La relación entre la compañía y la Generalitat es conocida desde hace tiempo. Jugosos contratos procedentes de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona le han ayudado estos años a ingresar dinero en una caja maltrecha desde 2011. Y los favores se pagan: Unipost ya fue la encargada de distribuir la propaganda electoral con la que Artur Mas animaba a los catalanes a participar en la consulta de 9-N.

Pero el vínculo económico con la Generalitat no ha sido suficiente para garantizar su viabilidad. El pasado mes de julio, Unipost presentó concuso de acreedores con unas deudas de casi 50 millones de euros. Fundada hace 16 años por la fusión de la catalana Suresa, la valenciana Flecha y la aragonesa Urbandisa y con sede en Barcelona, Unipost es el principal competidor de Correos, presta servicios postales en toda España y cuenta con alrededor de 2.500 trabajadores en plantilla, a los que hay que sumar un millar más que trabajan en el medio centenar franquicias del grupo. En 2015 facturó 94 millones. Su máximo, de 110 millones, lo había alcanzado en 2011.

La compañía está en pérdidas precisamente desde ese último año. Los números rojos acumulados entre 2011 y 2015, según consta en el Registro Mercantil, superan los 23 millones de euros. De tal forma que el patrimonio neto de la empresa ha pasado de los 13,2 millones a los 4 millones negativos. Las tensiones de tesorería, motivadas por la desconfianza de la banca y los proveedores ante el deterioro de la situación, se vieron aliviadas en marzo del 2016 cuando Unipost logró llegar a un acuerdo con la banca para refinanciar su deuda.

“Habrá referéndum”

El portavoz del Govern, Jordi Turull, y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, han garantizado que el referéndum de independencia se celebrará pese a que este martes la Guardia Civil se haya incautado de centenares de sobres con tarjetas censales y citaciones para formar parte de las mesas electorales el 1 de octubre.

Lo han explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern, donde han comparecido ante los medios de forma conjunta y donde el vicepresidente catalán ha expuesto: “Ante cualquier acción represiva hay una solución democrática. Sea cual sea el caso”.

Últimas noticias