Así atacaba el joven Pedro Sánchez a ‘El Mundo’ y el juez Garzón por destapar los crímenes del GAL

Comentar

El ex magistrado Baltasar Garzón, condenado e inhabilitado por prevaricación, se ha convertido en uno de los inspiradores de la política judicial del Gobierno de Pedro Sánchez gracias a su estrecha amistad con la ministra Lola Delgado.

Pero no siempre ha sido así. El vídeo que acompaña a esta noticia corresponde a la primera aparición estelar de Pedro Sánchez en televisión: con tan sólo 25 años, irrumpió en el programa Moros y Cristianos que presentaba Javier Sardá para arremeter contra el juez Baltasar Garzón y el diario El Mundo por destapar los crímenes de Estado del GAL.

Corría el año 1997: Pedro Sánchez se había afiliado a las Juventudes Socialistas, se acababa de licenciar en Ciencias Económicas y Empresariales en una universidad privada, el Real Centro Universitario María Cristina de El Escorial, y todavía no había plagiado su tesis doctoral.

Tras asegurar que no tenía ninguna intención de ser juez (acababa de matricularse en primero de Derecho, una carrera que nunca acabó), el jovencísimo Sánchez denunció públicamente que “ha habido connivencia entre determinados jueces y medios de comunicación. Ha habido un periódico, El Mundo, que ha sacado un determinado proceso por fascículos, sólo le ha faltado las tapas”.

También cargaba contra Javier Nart

Se refería a la instrucción judicial sobre los crímenes del GAL, organizado desde el Gobierno de Felipe González. Pedro Sánchez se mostró indignado porque “los señores Amedo y Dominguez estaban siendo constantemente entrevistados por un determinado periódico [El Mundo], se creaba la figura del arrepentido para que pudieran declarar ante el juez Garzón”.

Mientras Javier Sardá le sujetaba la alcachofa, el joven Pedro Sánchez pasó a insinuar que el juez Baltasar Garzón estaba prevaricando: “Garzón ha dado mayor relevancia al testimonio de personas que se han desdecido (sic) miles y miles de veces, y ha habido otras personas con las que ha utilizado la famosa frase de la ‘alarma social’ para meterles en prisión preventiva y después presionarles para que declaren lo que él quería“.

El aspirante a presidente del Gobierno también tuvo reproches para uno de los invitados del programa, el abogado Javier Nart, que hoy es eurodiputado de Ciudadanos: “Usted que es abogado”, le dijo, “me ha sorprendido que ha dicho que la cúpula del anterior Gobierno estaba en el meollo del GAL. Usted como abogado debería respetar la presunción de inocencia”.

En realidad, Nart no iba muy desencaminado: en la causa instruida por el juez Garzón fueron condenados, entre otros, el ex ministro de Interior José Barrionuevo, el ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera, el ex gobernador civil de Gipuzcoa Julen Elgorriaga y el ex secretario general del PSOE de Vizcaya Ricardo García Damborenea. Todos ellos, responsables de los crímenes del GAL y destacados miembros del PSOE.

Delgado “bebe el vino en mi copa”

Quizá por ello, el joven Pedro Sánchez se mostró convencido de que “a la sociedad le interesan muchísimos casos más que el GAL y los jueces que los llevan no son conocidos”. Ya entonces, el futuro presidente del Gobierno apuntaba maneras en su escaso respeto a la labor de los jueces y periodistas.

Ahora niega la palabra a los periodistas de OKDIARIO en las ruedas de prensa, para evitar que le pregunten sobre el plagio de su tesis doctoral, y permite que sus socios de gobierno, Podemos y los independentistas de la Generalitat, presionen hasta lo indecible a los magistrados del Tribunal Supremo. Al menos ya no odia al juez Garzón, quien presume de que la ministra de Justicia “bebe el vino de mi copa”.

Últimas noticias