Sospechosa desde el principio

Ana Julia confiesa a la Guardia Civil que asesinó a Gabriel asfixiándolo tras golpearle con un hacha

Comentar

Ana Julia Quezada, la única detenida por la muerte de Gabriel Cruz, ha confesado este mediodía ante la Guardia Civil ser la responsable de la muerte del menor.

La mujer, que fue detenida el pasado domingo cuando trasladaba el cuerpo en el maletero de su coche hacia la ciudad de Vícar, era la principal sospechosa desde que dijo haber encontrado la camiseta del menor, cuando en realidad la había dejado ella allí para despistar a los investigadores.

Ana Julia ha colaborado este martes por primera vez con los investigadores, después que ayer se negara a hacerlo durante los interrogatorios, y tras un exhaustivo cuestionario donde la han ido acorralando, finalmente ha confesado que ella fue la autora material de la muerte del menor, tanto ante los agentes como ante sus abogados. La mujer mató al pequeño tras asestarle un golpe con la parte roma de de un hacha, durante una discusión, y luego le asfixió tapándole la boca y la nariz.

La detenida ha confesado la muerte del menor en una declaración muy rápida ante los agentes y entrecortada, con mucho nerviosismo. Según fuentes policiales, de momento no ha argumentado el porqué lo hizo.

Ha sido entonces cuando ha reconocido que durante una discusión con el pequeño el mismo día de su desaparición le asestó un fuerte golpe con la parte roma de un hacha.

Al término de la declaración, su abogada Beatriz Gámez ha asegurado que su defendida estaba “colaborando” con los agentes y que había respondido a sus preguntas. “La declaración policial ha sido hoy [por este martes], ayer simplemente fueron dos registros, hoy ya le han preguntado y ha colaborado“, ha insistido, la letrada, que no ha precisado más detalles y sólo ha añadido que Quezada “mañana ya pasará a disposición judicial”.

A lo largo de la tarde es posible que trasladen a Ana Julia hasta la casa de la abuela en Las Hortichuelas, donde se vio al niño con vida por última vez, para hacer una nueva reconstrucción de los hechos. Mañana pasará a disposición judicial.

La autopsia ya reveló detalles

Según el informe más detallado de la autopsia al que ha tenido acceso OKDIARIO, el pequeño recibió un fuerte traumatismo en la cabeza durante su muerte. La autopsia también confirma que el fallecimiento se produjo el mismo día de su desaparición y revela que se le obstruyeron las vías de respiración, tapándole la nariz y la boca, lo que provocó lo que a nivel forense se conoce como muerte por ahogamiento.

Aunque en el informe preliminar los médicos del Instituto Anatómico Forense creían que el pequeño Gabriel había muerto por estrangulamiento, por unos golpes que presentaba en el cuello, una vez examinados mejor todos los detalles de los que disponen creen que el menor murió asfixiado, una muerte que es compatible con el estrangulamiento.

Últimas noticias