Economía

FRANCISCO SAAVEDRA GONZÁLEZ

“Si los catalanes trasladan su dinero a otros bancos, pueden contagiar a España y Europa”

0 Comentar

Mucho se ha escrito y se ha dicho estas últimas semanas sobre el desafío independentista de Cataluña, y mucho más lógicamente se escribirá y se tira durante las próximas semanas, meses y trimestres dependiendo de cuáles sean las medidas que se tomen por parte del GobiernoEn cualquier caso, voy a aportar mi opinión personal y un breve análisis de un tema profundo

Hay dos ámbitos donde hay que iniciar: el primero, la política y el segundo, la economía. Los dos van de la mano y están absolutamente interrelacionados. En el ámbito de la política, siento decir que la situación es lamentable. Todos sabemos la postura de los independentistas, todos sabemos lo que ha sido la cesión continua de sucesivos gobiernos durante décadas y competencias especialmente en educación y todo lo que esto ha creado.

Me parece muy interesante hacer una pequeña distinción que en el discurso político no existe. La distinción entre Estado y nación. No es lo mismo el Estado que la nación. 

La nación española tiene una historia larguísima, desde que se llamaba “Espan” como lugar recóndito escondido en Europa hasta la consagración de la nación con la Hispania romana, tiene una historia muy larga. Otra cosa es que sea desconocida: hace falta que muchos políticos lean algunos libros para aclararse al respecto.

Esta es una cuestión y otra es el Estado. El Estado nación que surge después de la Revolución Francesa que habría que legitimidad tiene y ver cuáles son sus trampas. Esto es lo que parece que se defiende hoy, cuando se habla de golpe de Estado o Estado de derecho y diferentes términos. 

El que se haya amenazado al Estado no es un problema. El problema es que se está amenazando a la nación española y hablamos de palabras mayores. Querer pasarle esta pelota a los jueces y fiscales cuando todo el mundo sabe que en las altas instancias están nombrados por políticos, no es muy valiente y no es muy lógico.

El papelón entre, lógicamente los separatistas y lo que le dan financiación para que sigan manteniendo su proceso, es un papelón lamentable, tanto para los independentistas como por desgracia para el Gobierno y la oposición.

Esto tiene consecuencias económicas, aquí es donde entramos en el segundo ámbito, aunque aún no se han notado. Es decir, hay un vacío legal enorme, están jugando con ellos muy bien los independentistas.

No hay leyes en este sentido y tampoco se les ve mucha intención de avanzar en esto en el corto plazo. Más bien les interesa seguir en ese limbo que admite todo tipo de juego político sin que haya consecuencias muy drásticas. Donde sí hay una debilidad importante que podría ser el talón de Aquiles de este proceso que no depende estrictamente del Gobierno ni de la Generalitat es en los bancos.

Los bancos, especialmente aquellos que tienen su sede en Cataluña, ante un proceso de este tipo, sí podrían sufrir las consecuencias de forma más drástica. Si la gente se dedica a cerrar sus cuentas y a trasladarlas a bancos que estén en otras jurisdicciones y que puedan aportar mayor seguridad, una salida masiva de depósitos sí que podría poner en tela de juicio todos los instrumentos que hay para defender estos bancos. Y recordemos que alguno de estos tiene carácter de sistémico en España y que por tanto sí podría haber un contagio tanto a nivel España como a nivel Europa e incluso ir un poco más allá.

Este tipo de mecanismo, tipo target 2 etc. sí podrían sufrir un estrés muy importante o hacer sufrir un estrés muy importante a estos bancos porque habría que ver en qué medida o de qué manera se podrían aplicar estos mecanismos a aquellos bancos que estén fuera de la jurisdicción europea.

Esto es un tema delicado. De momento no se está viendo ningún pánico en los mercados. El Ibex 35 está algo más débil que el DAX alemán, por ejemplo. Esto se puede ver en la Bolsa pero no en los bonos. El escenario de secesión de Cataluña, no está metido en precios en el mercado. Otra cosa es el impacto que puede tener en la economía real, que puede ser muy grave, pero también es mucho más lento. La inseguridad jurídica implica que se toman decisiones de los agentes económicos intentando evitar todo aquello que sea inseguro, tanto de los ahorradores y consumidores como de los flujos de capitales. Todo lo que sea inversión se puede paralizar o incluso hacer desinversiones importantes en Cataluña y por ende en España en función de la posición que decida el Gobierno.

Prepárense porque van a venir curvas. No tenemos todas con nosotros para salir bien de esta situación. Espero que el Gobierno de la nación esté a la altura y se ponga las pilas.

Últimas noticias

Lo más vendido