Ponce y El Juli protagonizan un buen mano a mano en Huesca

Ponce-Huesca
Enrique Ponce sale a hombros, este domingo en Huesca (Foto: EFE).
Comentar

Enrique Ponce salió este domingo por la puerta grande en Huesca tras cortar las dos orejas del quinto y otra más del tercero, en un mano a mano con el Juli, que, pese a pasear dos orejas -una del cuarto y otra del sexto- no salió a hombros pues en Aragón se necesitan dos de un mismo toro para tal honor.

Ponce recibió al flojo primero de su lote con verónicas de buen aire. Tuvo que recurrir a la técnica para sacar algo potable en la faena de muleta, pues el animal no permitió demasiado lucimiento.

El segundo que le tocó al matador de Chiva fue un calco del anterior, y nuevamente lo exprimió en tandas muy cortas y a media altura de muletazos elegantes y plásticos. Una estocada y un descabello le sirvió para cortar una oreja.

En el quinto toro volvió a tirar de recursos Ponce para lograr el objetivo de la Puerta Grande. No tenía nada dentro el animal, de ahí que el valenciano sacara su repertorio de toreo pausado, bello e hilvanado, aunque sin poder domeñar por abajo.

Dio igual. La gente le quiero mucho en Huesca. Y él lo sabe. Por eso, tras unas poncinas finales, una media y un golpe de descabello le premiaron con las dos orejas, que le granjeaban la salida a hombros.

El Juli, no se encontró a gusto con ninguno de sus toros. En el primero de su lote tuvo que recetarle pases cortos en tandas también de escaso números de muletazos para que el blando animal aguantara. Media estocada fue suficiente. Ovación.

En el segundo que le tocó en suerte fue más de los mismo, y tuvo que esforzarse al máximo el madrileño, que, tras brillar con chicuelinas y lopecinas con el percal, tiró las dos rodillas en tierra para tratar de conectar con la gente a lo largo de una faena galerista ante un animal vacío. Media estocada y una oreja fue el premio que se llevó por su voluntad y buen hacer con el astado.

En el último del torero madrileño quiso también hacer una buena faena para igualar las dos orejas de Ponce y, a pesar de que lo intentó también con recursos que llegaron a los tendidos, la falta de contundencia con los aceros volvió a dejar el premio en singular.

—————–

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Vellosino, desiguales de presentación, blandos, sin raza y muy deslucidos en conjunto.

Enrique Ponce: estocada, y descabello (ovación); estocada y dos descabellos (oreja); y media y descabello (dos orejas).

Julián López “El Juli”: media (ovación); Media (oreja); y estocada y dos descabellos (oreja).

La plaza registró lleno en los tendidos.

Últimas noticias