El barrio donde vive Echenique también sale con cacerolas a pedir la dimisión de Sánchez e Iglesias

Fuencarral, un barrio de Madrid donde vive gente de clase media, es otra de las zonas que más hace sonar sus cacerolas contra Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cada día a las nueve de la noche. Desde hace un año, es la zona donde vive el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, tras varios años residiendo en el barrio más caro de la ciudad: el de Salamanca.

OKDIARIO ha sido testigo de las proclamas pacíficas de varios vecinos que han salido de sus casas, aprovechando la hora del paseo, para quejarse contra la gestión sanitaria que el Gobierno está haciendo del coronavirus.

Echenique reside en Fuencarral desde hace ya un año. Anteriormente vivía en un bajo ubicado en la zona de Guindalera del barrio de Salamanca, uno de los más adinerados de la ciudad. Dicho domicilio estuvo rodeado de polémica después de que el Ayuntamiento de Madrid, gobernado entonces por Manuela Carmena, abriera un expediente urbanístico a Echenique por hacer varias obras ilegales en el inmueble: entre ellas, la de colocar un gran aparato de aire acondicionado en el exterior y un sistema de videovigilancia sin pedir la preceptiva licencia.

Este periódico acudió al barrio de Fuencarral en la mañana del jueves para comprobar que Echenique reside allí. Sin embargo, el portavoz de Podemos ha reaccionado señalando al periodista de OKDIARIO, molesto porque hubiera acudido al barrio en el que vive.

Un grupo de ‘pijos’

Cuando comenzaron las primeras caceroladas en la calle Núñez de Balboa de Madrid, varios políticos de Podemos llamaron “pijos” y “cayetanos” a los manifestantes. Además, el partido de Pablo Iglesias viralizó la imagen de un transeúnte que parecía chocar un palo de golf con una señal de tráfico para hacer ruido, cuando en realidad se demostró que usaba una escoba.

El municipio de Alcorcón o el barrio de Moratalaz son otras zonas de Madrid donde también se están produciendo sonoras quejas contra el Gobierno. Algunas de ellos, incluso, más ruidosas que las que se producen en los distritos de Salamanca o Chamberí. El miércoles, un taxista de 34 años resultó gravemente herido mientras se manifestaba con una cacerola y una bandera de España en Moratalaz, donde fue agredido por un radical de izquierdas.

El pasado lunes, un grupo de 300 radicales de izquierdas intentó reventar las protestas pacíficas de un grupo de ciudadanos que gritaban “¡Gobierno dimisión!” en Alcorcón. El grupo de extrema izquierda logró paralizar las quejas contra Sánchez mientras los manifestantes eran insultados. Este hecho ha provocado la presencia de numerosos efectivos de Policía Nacional y Municipal en los últimos días.