Bicis

Cómo engrasar la cadena de la bicicleta

engrasar la bicicleta
Tutorial para saber engrasar la cadena de la bicicleta

Si te mueves a diario con tu bici por la ciudad, es importante asegurarte que la tienes siempre a punto. Seguro que la limpias de manera regular y que procuras que las ruedas estén siempre llenas de aire, pero además es importante también saber cómo engrasar la cadena de la bicicleta, algo que es realmente sencillo tal y como te explicamos a continuación, con esta guía de pasos.

Piensa que cada vez que salimos con nuestra bicicleta, del simple uso de la misma o que hagamos una salida pasada por agua, provocará que la cadena vaya perdiendo grasa y se quede sin lubricación de modo que las marchas no cambiarán bien y poco a poco la cadena se desgastará. Por ello, es recomendable que hagamos lo siguiente.

Materiales

  • Producto lubricante para bicicletas
  • Aceite para engrasar
  • Paño limpio
  • Cepillo

Pasos para engrasar la cadena de la bicicleta

engrasar la bicicleta

La cadena de la bicicleta se compone de enlaces externos, que están conectados entre sí por cilindros, con pines insertados. Cuando la cadena se pone en movimiento, las fuerzas se crean dentro, lo que hace que las diversas partes trabajen en contacto y que además se muevan gracias a la lubricación que siempre debemos procurar a nuestra cadena.

  1. Cuando queramos engrasar la cadena de la bici, es mejor hacerlo fuera de casa. De hecho debemos hacerlo siempre antes de salir con la bicicleta de modo que aprovecha y aplica un producto específico para ello. Si decides hacerlo dentro de casa, tendrás que cubrir el suelo con periódicos para que no ensucie nada.
  2. Antes de engrasar tienes que limpiar. Para ello, necesitas un lubricante especial para la cadena de la bicicleta. Es mejor que compres uno en una tienda especializada. No te fíes de remedios o de productos naturales que leas por ahí ya que no son recomendables y podrían dañar el óxido de la cadena.
  3. Coloca la bicicleta del revés, con el sillín apoyado en el suelo para poder trabajar bien.
  4. A continuación, aplica un poco de lubricante en un trapo limpio y lo pasas por la cadena. Si mueves el pedal verás que la cadena se mueve y puedes limpiar esta por completo.
  5. El siguiente paso será limpiar los piñones de la cadena. Para ello debes utilizar el mismo producto lubricante pero lo aplicas con la ayuda de un cepillo que tenga cerdas duras.
  6. Una vez has limpiado la transmisión, ya puedes engrasar.
  7. Para ello, necesitas aplicar un poco de aceite que deberás repartir por toda la cadena de manera uniforme.
  8. ¡Listo, ya está! Todo el sobrante lo puedes acabar de quitar con un trapo. Prueba la cadena y si gira correctamente y hace un ruido suave es que está bien engrasada.

Por ultimo podemos añadir que ya que estamos limpiando la bicicleta, tal vez sea buena idea también engrasar un poco los pedales con el mismo aceite, para que vayan tan suaves, como la cadena.

Últimas noticias