Colau enloquece: “Por las noches salgo a poner y quitar lazos y luego echo una risa maligna”

Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha perdido definitivamente la cabeza. Al menos es lo que han pensado muchos usuarios de las redes sociales, al leer el mensaje que la regidora podemita ha publicado este mediodía en Twitter.

“Os he hecho creer que estaba de vacaciones con la familia, pero en realidad por las noches me dedico a apagar pebeteros, alterar marquesinas, colgar lazos amarillos para después descolgarlos y volverlos a colgar… y cuando llego a casa me tomo un vaso de ratafía y echo una risa maligna“, ha escrito a las 11 y media de la mañana.

Todo empezaba a encajar, porque se diría que Colau había escrito su mensaje bajo los efectos de la ratafía, la bebida espiritosa favorita del presidente Quim Torra, similar al aguardiente, elaborada con nueces verdes y hierbas silvestres.

Sin embargo, Ada Colau ha publicado en seguida la siguiente aclaración: “Perdonadme pero sólo con humor se pueden aguantar tantas barbaridades como las que recibo cada día por aquí. Y ahora si me permitís, apago Twitter hasta mañana. ¡Cuidaos mucho!”. Y ha continuado disfrutando de sus vacaciones.

El enigmático mensaje de Ada Colau aludía a la polémica que se ha levantado al aparecer apagado el pebetero del Fossar de les Moreres, que ilumina el monumento a los defensores de la ciudad de Barcelona durante el asedio de las tropas borbónicas en 1714. El episodio nuclear sobre el que gira toda la mitología que han construido los independentistas.

Los partidos separatistas se han puesto conspiranoicos y han atribuido al apagón a la voluntad política de Ada Colau de darles la espalda.  El portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, ha clamado: “El Fossar de las Moreras es un símbolo de la residencia del 1714. Es del todo inapropiado que no expliquen el motivo del apagón y envíen al Memorial ‘a presentar una instancia. Queremos saber el motivo y que la llama vuelva lo antes posible”.

Al final, la explicación era mucho más peregrina: el Ayuntamiento de Barcelona ha explicado que el pebetero se apagó debido a una avería en el termostato que regula su temperatura. Los servicios técnicos trabajan para que la llama pueda volver a lucir cuanto antes.

Este es el motivo del surrealista mensaje de la alcaldesa Ada Colau, que muchos han interpretado como un exceso de ratafía, o como una burla sobre la pugna que mantienen en las calles los separatistas que ponen lazos amarillos, protegidos por los Mossos, y los constitucionalistas que los quitan, perseguidos por los Mossos.

Últimas noticias