Junta de Andalucía

Ciudadanos liquida su ‘comando antifraude’ de la Junta de Andalucía tras sólo 24 días activo

La Consejería de Empleo que dirige Roció Blanco había fichado a dos funcionarios de la Administración andaluza, Luis Escribano y Antonio Barreda, para que se encargaran de vigilar y destapar la comisión de presuntas irregularidades en su seno.

Ciudadanos ha prescindido de su ‘comando antifraude’ en la Junta de Andalucía apenas 24 días después de su nombramiento. La Consejería de Empleo que dirige Roció Blanco había fichado a dos funcionarios de la Administración andaluza, Luis Escribano y Antonio Barreda, para que se encargaran de vigilar y destapar la comisión de presuntas irregularidades en su seno.

Sin embargo, ambos fueron cesados la pasada semana de manera fulminante y sin ningún motivo aparente tras llevar sólo tres semanas y media desempeñando tales responsabilidades, como avanzó Digital Sevilla y ha podido contrastar OKDIARIO.

Fuentes conocedoras de este cese señalan que ni siquiera fue comunicado a los afectados por la propia consejera de Empleo, Rocío Blanco, la inspectora de trabajo que llegó al Gobierno andaluz de la mano de Juan Marín (C’s) en calidad de «independiente». Fue el secretario general técnico, Luis Carlos Abreu, el que les comunicó la destitución. Este alto cargo fue nombrado por la propia Blanco, con el que venía trabajando en la delegación provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social en Málaga.

Tales fuentes consultadas apuntan que el cese de Escribano y Antonio Barreda, que no se publica en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, sino que sólo se tramita ante el departamento de personal, no incluye las razones por las que la consejera ha prescindido de estos servicios a las primeras de cambio.

Fuentes consultadas por OKDIARIO señalan que detrás del cese estarían las presiones recibidas por la consejera Blanco desde el PP

No obstante, las mismas fuentes señalan que detrás de este repentino cese estarían las presiones recibidas por la consejera Blanco de parte del Partido Popular, que preside el Gobierno andaluz con Juanma Moreno. Y es que tanto Escribano como Barreda son vocales de la junta directiva de la asociación Justicia por la Sanidad, la plataforma que preside el médico Jesús Candel, más conocido como ‘Spiriman’, cuyo carácter totalmente apartidista le ha llevado a criticar no sólo la gestión del anterior Gobierno de Susana Díaz, sino también algunos primeros pasos dados ya por el Ejecutivo de PP y C’s.

En «represalia»

Por ejemplo, a finales de febrero, Justicia por la Sanidad denunció que el nuevo delegado de Salud de la Junta en Málaga, Carlos Bautista Ojeda, nombrado por el PP, continúa «la misma política de su partido en Andalucía: no tocar a los altos cargos que nombró el PSOE e hicieron la fusión sanitaria, y que han provocado un colapso de la Sanidad en Andalucía». De esta manera, las fuentes consultadas por OKDIARIO creen que tales ceses han sido adoptados en «represalia» a tales críticas de esta asociación cívica.

A través de las redes sociales, los cesados han señalado al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, recordándole que presumiera de haber creado este comando antifraude y haya terminado desmontándolo en cuestión de unas semanas. «La Consejería de Empleo fue el epicentro de la corrupción del PSOE en Andalucía. Hoy, dirigida por Ciudadanos, es el epicentro de la lucha contra la corrupción. El cambio que votaron y merecen los andaluces», escribió el líder naranja en su cuenta de Twitter a principios de febrero.

OKDIARIO se ha puesto en contacto con la Consejería de Empleo para recabar la versión oficial de la Junta de Andalucía, pero tras serle expuesto el caso este medio todavía no ha recibido respuesta.