Fnac también le hace el juego a los separatistas: en su tienda de Barcelona sólo rotula en catalán

La tienda de Fnac ubicada en Barcelona rotula sus carteles de información únicamente en catalán, dejando de lado el castellano. Algunos usuarios han mostrado su disconformidad con la política lingüística de la empresa, que por el momento no ha querido pronunciarse al respecto.

La compañía francesa especializada en la venta de artículos electrónicos, ordenadores, artículos fotográficos, libros, música y vídeo tiene en su tienda de Barcelona (del centro comercial Glòries) numerosos carteles que únicamente informan en catalán, como los que indican las diferentes secciones del establecimiento, los que o incluso las especificaciones de los productos, como el iPad.

Varios usuarios se han quejado en Twitter de que Fnac informe únicamente en uno de los dos idiomas oficiales: «Hola, Fnac, ¿qué tal si rotulamos en castellano y así lo entendemos todos?», pregunta un cliente a la cuenta oficial de la firma en nuestro país.

Antes de la publicación de esta información, OKDIARIO se ha puesto en contacto con la compañía sin que por el momento haya recibido respuesta al respecto.

No obstante, Fnac no es la única empresa que se ha visto envuelta de forma reciente una polémica por su política lingüística. En los últimos días, la cadena internacional de café Starbucks fue protagonista en las redes sociales por no haber incluido el castellano en sus carteles de prevención de robo colocados en sus tiendas. Para la marca rotular en catalán e inglés es suficiente. ¿Su excusa?: “La cartelería está en catalán porque se trata del idioma oficial en Cataluña”.

Posteriormente, gracias a las quejas de numerosos usuarios, la cadena se disculpó por el hecho de que los rótulos de sus locales de Cataluña sólo estén en catalán e inglés, obviando el idioma español.

Tras la publicación de la noticia Starbucks se ha afanado en explicar que toda la polémica nace de un malentendido “por no habernos expresado correctamente” y, en un mensaje en la red Twitter, la empresa se ha comprometido a buscar soluciones “para propocionar en nuestras tiendas toda la información también por escrito”, lo que supone reemplazar la cartelería física que a día de hoy sólo comunica en catalán e inglés.

El director general de Starbucks para España y Portugal, Álvaro Salafranca, se ha implicado también en la cuestión, y ha difundido una carta en la que lamenta “profundamente el malestar generado por la polémica […] debido a un tweet de contestación a un cliente de uno de nuestros community managers” y dejando claro que dicho tweet “no estuvo correcto al no expresar adecuadamente la situación”.