Día Internacional de las Reservas de la Biosfera

Contribuir al progreso del planeta, una prioridad para la Fundación Abertis

La relación de las personas con el entorno debe ser encomiable. Por ello, y haciendo un llamamiento a la sociedad para que velen por el progreso y la conservación del planeta, la Fundación Abertis tiene en marcha desde 2015 un centro internacional de la UNESCO en el castillo de Castellet (Barcelona) para el estudio y la protección de Reservas de la Bioesfera de Ecosistema Mediterráneos CIURBN). Este centro internacional es uno de los 69 territorios que conforman la Red de Reservas de la Bioesfera Mediterráneas (RRBMed) y uno de los que, además, celebra el Día Internacional de las Reservas de la Bioesfera.

Un hecho que supuso todo un hito, no sólo para la Fundación Abertis, sino también para el sector privado en general, ya que la compañía puso la primera piedra para construir un camino de colaboración público-privada que promoviera y desarrollara actividades de estudio y conservación del medio ambiente. En la actualidad, y después de que Abertis abriera paso, la UNESCO cuenta con cuatro centros más a nivel internacional en los que se toma el termómetro a las acciones alrededor de la sostenibilidad y la conservación del planeta.

Desde entonces, este Centro Internacional de la UNESCO, creado y financiado por los Estados miembro, se ha consolidado como uno de los centros de difusión de ideas, proyectos y conocimiento que sirve, según explican desde la Fundación Abertis, como estímulo al interés por el patrimonio natural y cultural, siendo un paradigma de la gestión sostenible del patrimonio.

Sergi Loughney, director de Relaciones Institucionales y RSC de Abertis y director de la Fundación Abertis, siempre ha destacado que este proyecto elaborado al alimón con la UNESCO transmite solidez y transparencia, conceptos clave en la política de RSC de las empresas del S. XXI. Con respecto a esto, el binomio de empresa y sostenibilidad, Loughney tiene claro, y así lo ha expresado de manera reciente, cree que las instituciones deben cuidar a las personas, a los accionistas, pero también al planeta porque, si no lo hacemos, ha advertido, “dejaremos una factura a nuestros hijos importantísima, decir que un planeta mal cuidado se lo encontrará el que venga es de un egoísmo espectacular. La emergencia climática es un tema de todos”.

Para la Fundación Abertis, por tanto, el progreso del planeta es una prioridad, de ahí la importancia de toda la actividad que llevan a cabo en el centro internacional de la UNESCO. “Ya no es fácil tener un centro así, pero nosotros fuimos pioneros”, ha explicado Loughney, al tiempo que señalaba que dicha institución cuenta con un termómetro de todas las reservas de la bioesfera mediterráneas. Actualmente, éstas ascienden a 70 y están repartidas en 15 países (Argelia, Bulgaria, Croacia, Eslovenia, España, Francia, Grecia, Israel, Italia, Jordania, Líbano, Marruecos, Montenegro, Portugal y Túnez)

Referente internacional en formación

Para seguir adelante con su compromiso adquirido con la UNESCO en 2015, la Fundación Abertis, en colaboración con el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), ha creado el Campus Universitario Internacional para las Reservas de la Biosfera Mediterráneas. Actualmente, recibe a estudiantes de grado como del Máster en Estudios Interdisciplinarios de Sostenibilidad Ambiental, Económica y Social del ICTA-UAB, así como de doctorado.

El campus también se ha convertido en un referente a nivel nacional e internacional y, además, es un ejemplo de cómo las compañías quieren ser transcendentes al implicarse en la preservación del medioambiente y la lucha por la sostenibilidad, tal y como se recoge en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU.

Además, y en colaboración con el Ministerio de Transición Ecológica, la Fundación Abertis impulsó el pasado mes de septiembre la conocida como ‘Declaración de Castellet para la Protección de la Biodiversidad’, un manifiesto en el que alerta de las “graves consecuencias que el ritmo actual de pérdida de biodiversidad puede tener en el planeta” así como en el alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

En ella considera la pérdida de biodiversidad como uno de los problemas medioambientales “más críticos” en la sociedad actualidad y proclama el “compromiso” de la Red de Reservas de la Biosfera del Mediterráneo con el desarrollo sostenible y la protección de la biodiversidad al tiempo que refuerza las relaciones entre los países de la región mediterránea.

Proyecto Erasmus +

Además, y sumado a las actividades diarias enfocadas a la conservación del medio ambiente, la Unión Europea (UE) adjudicó hace alrededor de un año el proyecto Erasmus+ al Centro Internacional de la UNESCO del castillo de Castellet dotado con un millón de euros y en el que han participado cerca de 100 personas.

La iniciativa, según explican desde la Fundación Abertis, tiene como objeto "el fortalecimiento y la mejora de la actividad académica" entre países de la cuenca mediterránea, España, Francia e Italia, y las instituciones marroquíes y libanesas. Es más, el pasado mes de abril, 30 profesores y profesionales del sector de la educación superior en Líbano se reunieron para discutir la forma de mejorar la educación superior tanto en este país como en Marruecos, así como la investigación académica en el contexto de las Reservas de Biosfera Mediterráneas a través de la identificación científica, entre otras disciplinas.

En definitiva, conocer y comprender en profundidad el planeta en el que vivimos es el único camino para preservar la naturaleza y toda la riqueza que nos brinda.

Lo último en Economía

Últimas noticias