El belga ha ganado cuatro de los cinco monumentos

Un monumental Gilbert supera a Politt y se hace con su primera París-Roubaix

Gilbert
Gilbert celebra su victoria en la París-Roubaix. (AFP)

El ciclista belga Philippe Gilbert (Deceuninck-Quick Step) ha ganado este domingo la 117ª edición de la París-Roubaix, disputada sobre un recorrido total de 257 kilómetros, merced a su victoria en el esprint definitivo frente al alemán Nils Politt (Katusha-Alpecin).

Con salida en la localidad de Compiègne y llegada en el velódromo André-Pétrieux, el llamado ‘Infierno del Norte’ vivió el triunfo de Gilbert después de 5 horas, 58 minutos y 2 segundos. Así, el belga conquistó su cuarto ‘Monumento’ distinto, quinto en su palmarés, y ya solo le falta vencer en la Milán-San Remo para hacer pleno.

En una dura jornada y con cielos encapotados, los arreones del inicio no surtieron efecto y los corredores firmaron su particular armisticio hasta llegar al Bosque de Arenberg, cuando faltaban 95 kilómetros para la meta. El terreno adoquinado entró ahí en escena y a los mandos del pelotón se puso el equipo Trek-Segafredo.

Parecía que se gestaba una fuga importante, pero los nervios aumentaron a raíz de una caída de Wout van Aert (Jumbo-Visma). Al pasar los carteles de 85 kilómetros para el final, el belga se fue al suelo debido a un pequeño pero inoportuno derrape de su rueda delantera, justo después de haber cambiado de bicicleta.

Pese a todo, se reenganchó al grupo delantero y estuvo en la ‘pomada’ cuando sus rivales empezaron a mostrar sus cartas. A 54,2 km del desenlace, el propio Van Aert componía un ramillete de favoritos junto al español Iván García Cortina (Bahrain Merida) y el eslovaco Peter Sagan (BORA-Hansgrohe), defensor del título.

No obstante, Philippe Gilbert entró en faena para buscar el triunfo en el tercer ‘Monumento’ del año ciclista, lo que propició una alianza provisional entre los más adelantados. El demarraje era paulatino pero evidente, consiguiendo una ventaja en torno al minuto sobre sus perseguidores.

Vigilándose muy de cerca, su compatriota Van Aert se descolgó a 20,7 km de meta y Gilbert vio la ocasión idónea para atacar unos pocos kilómetros más tarde. Sagan se colocó rápidamente a su rebufo, pero no pudo seguir el ritmo y tan solo el alemán Nils Politt (Katusha-Alpecin) le disputó el primer puesto sobre la línea de meta.

Para la habitual disputa en el velódromo, Gilbert apenas tuvo rival en un Politt sin chispa para acelerar, conformándose eso sí con otro estatus de ‘Top 5’ en carreras de enjundia; y es que había sido quinto en el reciente Tour de Flandes, ganado por el italiano Alberto Bettiol (Education First).

Por otra parte, la fiesta belga se redondeó con la tercera posición para Yves Lampaert (BEL/Deceuninck-Quick Step), en detrimento de un Sagan que cedió el testigo en el ‘Infierno del Norte’. Con doblete en el Giro de Lombardía (2009 y 2010), junto a una Lieja-Bastoña-Lieja (2011) y un Tour de Flandes (2017), ahora Gilbert suma más laureles de postín.

Lo último en Deportes