Recursos Hídricos

Baleares desperdicia el triple del agua que cabe en los embalses por fugas en las redes de distribución

Se pierde el 25% del caudal cuando el objetivo del Govern marcado en 2015 era reducir las pérdias al 20%

Los 33 hectómetros cúbicos de agua que se desperdician representan la misma cantidad que producen las desaladoras

Baleares tira directamente al mar el 70% del agua residual que llega a las depuradoras

Otra emblemática zona turística de Mallorca está contaminada por aguas fecales: la Bahía de Pollença

Pérdidas de agua
Operarios de Emaya reparan una avería en la red de distribución de agua en Palma.

Las redes de distribución de agua en Baleares siguen perdiendo una cuarta  parte del volumen que reciben debido a su mal estado. Se pierden 33 hectómetros cúbicos al año y esto es el triple del agua que cabe en los embalses de Cúber y el Gorg Blau y es la misma cantidad que producen las desaladoras de las Islas. Todo ello demuestra el fracaso del Govern del pacto que preside la socialista Francina Armengol y que tiene al secesionista Miquerl Mir como conseller responsable de Recursos Hídricos. El Govern no ha conseguido el objetivo que marcó en el Plan Hidrológico aprobado en 2015 donde se fiajban unas péridas máximas del 20% en el año 2021.

Sgún un informe del Govern, la población de Baleares consume un total de 130 hectómetros cúbico de agua al año: 100 en Mallorca; 17 en Eivissa; 11  en Menorca y 5 en Formentera. Las redes de distribución pierden algo más del 25% de su caudal, uno de cada cuatro litros por témino medio aunque en algunos municpios, como Artà, se pierden en la red uno de cada 6 litros.

Aparte de Artà, los municipios con más fugas de agua en su red de distribución son Binissalem, Esporles, Selva, Sineu, Alaró, Sencelles, Santa Maria, Campos y Campanet, todos con pérdidas por encima del 50%. 

Los municios con mejor red de distribución de agua son Santanyí, Sant Llorenç, Sant Lluís, Mahón, Es Castell, Alaior, Ibiza, Formentera, Alcúdia, Palma, Capdepera, SonServera, Sóller, Santanyí, Sant Llorenç, Sant Lluís, Mahón, Es Castell, Alaior, Ibiza y Formentera, con un porcentaje de pérdidas inferior al 18%. El municpio de Petra sólo pierde 2%. 

Mallorca es la isla que pierde más agua. A nivel de Baleares, la capacidad de producción de agua desalada es de 30  hectómetros cúbicos cuando las redes de distribución pierden 33 hectómetros. De esta forma, un plan de inversiones para eliminar las fugas de agua en las redes de distribución permitiría prescindir de las desaladoras. 

Dede hace años el Govern de Baleares viene advirtiendo a los municios de la garvedad de las fugas de agua en la red. Los Ayuntamnientos son los responsables del mantenimiento de las redes de distribución y suministro del agua potable.  Se han realizado obras en diversos núcelos urbanos pero el porcentaje de agua que se pierde apenas ha variado. En 2015 las pérdidas ya estaban fijadas en el 25% y ahora se sigue manteniendo este porcentaje. La situación sólo ha mejorado frente al informe realizado en 2010, cuando las fugas se fijaron en el 30% del agua suministrada a las redes de distribución. 

El problemaa es sin duda el estado obsoleto de las redes de distribución y la falta de inversiones en su mantenimiento. En su mayoría, la redes datan de los años 60 y 70 y se encuentran muy deterioradas. Repararlas supone una inversión muy cuantiosa que los ayuntamientos muchas veces no pueden afrontar. Son, además, lo que se denomina inversiones silenciosas que los ciudadanos no ven  y que, en consecuencia, no generan votos.

En algunos municipios se han reparado las princiaples fugas pero al mismo  tiempo han surgido nuevas vías de escape y con ello no se ha conseguido mejorar los resultados.

La reparación de las fugas en la red corresponde a los ayuntamientos si bien pueden contar para ello con ayudas del Govern y de los consells insulares. Se suponía que las ayudas irían en aumento una vez se acordó destinar fondos de la ecotasa a este cometido. Al final no ha sido así y no hay dinero de la ecotasa para estas inversiones.

Las fuga de 33 hectrómetros cúbicos de agua por las redes de distritución se suma a la escasa reutilización del agua depurada. Com ya ha informado OKDIARIO, el 70% del agua depurada se vierte el mar y sólo el 30% se utiliza para el riego de campos de cultivos, campos de golf, parques y jardines.

El agua depurada se vierte al mar por falta de balsas de riego y redes de distribución. A esto se añade excesiva salinidad de agua que podría utilizarse para la agricultura. Ahora sólo los campos de golf están obligados a utilizar exclusivamente agua procedente de las estaciones depuradoras.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias