INSTITUCIONES PENITENCIARIAS

Interior da información falsa a un diputado para ocultar la caza de funcionarios en la cárcel de Villena

En una respuesta parlamentaria asegura que “nada tiene que ver con la denuncia interpuesta por la subdirectora”

OKDIARIO ha tenido acceso a los expedientes que sí vinculan directamente ambos hechos y desmienten a Interior

La subdirectora penitenciaria que Marlaska definió como “verdadera funcionaria” fabricó pruebas falsas

Marlaska agrava la crisis de la cárcel de Villena y se niega a readmitir a los funcionarios suspendidos

funcionarios Villena
La respuesta que Interior ha dado a preguntas de un diputado sobre Villena contiene datos falsos.

Más de cinco meses de suspensión de empleo y sueldo para algunos funcionarios, suspensión de las mismas medidas para otros y datos falsos en reflejados en documentos oficiales podrían ser el resumen de la ignominiosa gestión que el Ministerio del Interior está haciendo de la crisis abierta el pasado mes de septiembre en la cárcel de Villena y alimentadas posteriormente por unas declaraciones irreflexivas del ministro Fernando Grande-Marlaska elogiando a la artífice, voluntaria o no, del escándalo. Ahora, OKDIARIO ha tenido acceso a información que demuestra que el Gobierno no está contando toda la verdad sobre lo que sucedió en Villena: todo lo que se está haciendo allí es una caza de brujas que aumenta en ridículo y languidece en contenido a medida que pasan los días.

Tras semanas de incertidumbre y estupefacción el pasado mes de noviembre la Guardia Civil detuvo a la subdirectora de la cárcel de Villena por inventarse unas amenazas y aún no se sabe si también una agresión. El presunto móvil sería su declaración como testigo en un caso en el que ella aseguraba que varios de sus compañeros se habían extralimitado violentamente con un peligroso preso.

El asunto decae a medida que pasan los días, el preso no tenía lesiones, pero los funcionarios de Villena que lo redujeron sí, y muchas. El mismísimo ministro Marlaska elogió públicamente la valentía de la funcionaria por atreverse a denunciar, pero cuando se descubrió parte del pastel el ministro no dijo nada de nada. Así que lo justo es que alguien pregunte y eso lo hace un diputado del Grupo Mixto en el Congreso de los Diputados, Pablo Cambronero, tal y como contó recientemente OKDIARIO.

Lo que todavía no sabía este periódico es que en la respuesta del Gobierno al diputado no solamente había imprecisiones y respuestas a preguntas no formuladas, sino una flagrante falsedad. El diputado quería saber por qué después del escandaloso devenir de los acontecimientos en este caso, y con la detención de la denunciante a manos de la Benemérita, no se restituía los funcionarios de Villena que habían sido suspendidos sin empleo ni sueldo. Curiosamente, sólo fueron suspendidos aquellos funcionarios que denunciaron al preso por agredirles mientras ellos trataban de reducirlo. Pero es que de esos tres suspendidos cautelarmente a uno de ellos se le levantó la sanción sin que mediara explicación alguna.

funcionarios Villena
El Gobierno asegura que la investigación de los funcionarios no está relacionada con las falsas amenazas que denunció la subdirectora del centro.

La suspensión cautelar, es importante recordarlo, se produce tras una felicitación por haber reducido a un preso violento sin lesionarlo. ¿Cómo de violento? La última vez que se le citó para declarar por videoconferencia atacó al agente judicial arrojándole una mezcla de sus propias heces y orines. Así de violento.

Hechos que sí están conectados

Lo más grave de la respuesta del Gobierno, lo palmariamente falso, llega en dos líneas breves y aparentemente inofensivas, y no lo son ni de lejos: “Los hechos objeto de los expedientes disciplinarios (el presunto exceso de rigor físico al reducir al preso) nada tienen que ver con la denuncia interpuesta por la subdirectora”. Pues OKDIARIO ha tenido acceso al contenido de los citados expedientes, y el Gobierno, en la respuesta respaldada por Interior, miente. El documento, originado el 21 de septiembre y sellado por el Ministerio del Interior el día 24, explica el incidente en el que el interno fue reducido el 16 de agosto en la cárcel de Villena. No entra en la peligrosidad del interno, altísima, ni en más detalles de los que aporta el vídeo de la cámara de seguridad que grabó el incidente, pero en el punto quinto hace esta aclaración:

“Además, la gravedad de los hechos denunciados por la subdirectora de Seguridad es incuestionable. Las amenazas y agresiones sobre una directiva del establecimiento penitenciario en su propio domicilio, por varias personas, de manera sorpresiva y agresiva, con la finalidad de intimidarla y evitar su declaración en una investigación abierta por el centro directivo sobre el incidente con el interno, hace que sea imprescindible la suspensión cautelar de este funcionario hasta que se produzca la identificación de los autores y la eventual relación, o no, de los mismos con el inculpado”. Parece que la denuncia de la subdirectora algo sí tenía que ver en estas suspensiones.

Con lo anterior queda claro que parte de la respuesta que el Gobierno dio al diputado Cambronero era mentira, al menos la parte que ha podido constatar este periódico, lo que pone en cuarentena los verdaderos motivos por los que el ministro insiste en castigar a unos trabajadores de prisiones que se enfrentaron con un peligroso preso que desde aquel día ha seguido cometiendo graves delitos fuera y dentro de prisión.

Lo último en España

Últimas noticias