1.200 irregulares

El CETI de Ceuta acoge el doble de inmigrantes de lo que legalmente permiten sus instalaciones

Ver vídeo

“Muchos inmigrantes llegan al Centro de Estancia Temporal de Ceuta con un mapa en la mano que le dan en Marruecos antes de cruzar la valla”, denuncia a OKDIARIO un trabajador del CETI de esta localidad que prefiere no dar la cara por miedo.

“Antes explotaban de felicidad cuando llegaban, ahora cada vez son más violentos”, reconoce, mientras algunos de estos inmigrantes llegan a las instalaciones para cenar. Este miércoles, la mayoría de ceutíes celebran el primer día de feria.

Las ONG que les dan asesoramiento en Marruecos, les animan a que, justo después de cruzar la valla que separa Ceuta del continente africano, se dirijan al CETI.

El centro tiene capacidad para poco más de 500 personas, menos de las que la semana pasada saltaron la valla para llegar a territorio español.

Actualmente, en las instalaciones hay internadas más de 1.200 personas, lo que provoca un colapso que ha obligado a habilitar tiendas de campaña para que los inmigrantes puedan dormir.

Una vez llegan allí, los irregulares son identificados por la Policía y pueden hacer una cierta vida normal. Aunque siguen siendo ilegales en territorio español, no se les puede retener en el interior de las instalaciones y a los internos se les puede ver entrando y saliendo constantemente. Por la noche, a la hora de cenar, todos se reúnen otra vez.

Buscando la forma de llegar a la Península

Su paso por el CETI, como indica el nombre de las instalaciones, es temporal.

Los inmigrantes permanecerán allí durante varias semanas hasta que sean deportados a sus países de origen, la mayoría de África subsahariana y Argelia, aunque no todos son devueltos a casa.

Durante su estada en el CETI, y aprovechando las salidas diurnas, muchos de ellos buscan la fórmula de conseguir su objetivo final de llegar a la península. Saben que no es fácil, pero tras meses durmiendo en las montañas a la espera de cruzar la valla, la esperanza es lo último que pierden.

Lo último en España

Últimas noticias