El naufragio de Podemos: de las 100.000 personas de las “marchas del cambio” a apenas 6.000 en Sol

Pablo Echenique
Pablo Echenique, en el acto organizado este sábado por Podemos en la Puerta del Sol (Foto: EFE).
Comentar

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, necesitaba hacer una demostración de fuerza para recuperar el pulso de la calle. El pretexto: recabar el apoyo ciudadano para la moción de censura en la que se presentará como candidato alternativo a la Presidencia del Gobierno.

El resultado ha sido un rotundo fracaso: apenas ha logrado reunir a 6.000 personas en la Puerta del Sol, según las estimaciones de la delegación del Gobierno en Madrid. Y eso que Podemos había desplegado todo tipo de artilugios para movilizar a sus bases: los pines de la moción de censura que promociona Pablo Echenique, el Odiobús que recorre las ciudades españolas para someter al escarnio público a los enemigos de Podemos y el Trama Wars, el video juego en el que Iglesias mata con sus “mirada fulminante” a Rajoy, Aznar e Inda.

Cualquier Nochevieja hay más gente en la Puerta del Sol que este sábado en el acto convocado por Podemos. La Policía calcula que el aforo de esta plaza emblemática de la capital ronda las 25.000 personas. Podemos no ha logrado reunir ni a la mitad, pese a fletar gratis más de medio centenar de autobuses desde las principales ciudades españolas. Un enorme escenario ocupaba buena parte de la plaza, de la que hay que descontar también varias jaimas ocupadas desde hace una semana por mujeres víctimas de la violencia de género, que durante el acto han sido increpadas por los podemitas.

El ‘pinchazo’ de “Rodea el Congreso”

Atrás queda la multitudinaria manifestación convocada por Podemos el 31 de enero de 2015, bautizada como “las marchas del cambio”, tras la irrupción del partido de Pablo Iglesias en las elecciones europeas de 2014. En aquella ocasión, la Policía cifró la afluencia de manifestantes en 106.000 personas. La dirección de Podemos hinchó esta cifra hasta las 300.000.

Ya en 2016, el “clamor ciudadano” de Podemos, inmerso en su lucha cainita previa a la asamblea de Vistalegre II, se fue deshinchando en las calles. El 29 de octubre de 2016, colectivos próximos a Podemos convocaron un “Rodea el Congreso” para protestar contra la investidura de Mariano Rajoy.

Los principales líderes de Podemos salieron a las puertas de las Cortes a saludar a los manifestantes. Los organizadores aseguraron que habían logrado reunir a 100.000 personas, pero la Policía rebajó esta cifra a tan sólo 6.000. Dos meses después, Podemos convocó otra manifestación “contra la pobreza energética”, que apenas logró reunir a unos cientos de personas.

Los pasajeros del ‘Odiobús’

Más recientemente, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Irene Montero y Rafa Mayoral hicieron su aparición estelar, subidos al Odiobús, en la manifestación sindical del 1 de mayo. El acto congregó a cerca de 8.000 personas, más que este sábado en la Puerta del Sol.

El fracaso del acto del sábado resulta especialmente trágico, porque el objetivo era legitimar la moción de censura presentada por Podemos, que nace condenada al fracaso porque tanto el PSOE como Ciudadanos ya han anunciado que no la apoyarán. Pablo Iglesias sólo ha conseguido el apoyo de los independentistas en su intento de convertirse en presidente del Gobierno.

Aunque la convocatoria tenía un fin aún más importante para Iglesias: presionar a los militantes socialistas para que elijan a Pedro Sánchez secretario general del PSOE en las primarias que se celebran el domingo. Sólo habrá que esperar unas horas para comprobar si ha tenido éxito.

Últimas noticias