Nutrición

Atragantamiento: niña muere por ¡comer palomitas!

atragantamiento-palomitas
0 Comentar

En más de una ocasión, los pediatras han aconsejado a los padres que pongan especial cuidado en los alimentos que dan a sus hijos. Les recomiendan que no les den productos que no son adecuados a su edad y que eviten los que puedan producirle un atragantamiento. Sin embargo, hay unos progenitores que se han descuidado y ahora se han topado con el hecho de que su hija ha muerto por comer palomitas.

Sigue leyendo y conocerás su caso.

La víctima

Miranda Grace. Este es el nombre de la pequeña de 2 años de edad que ha muerto en Estados Unidos por culpa de haberse atragantado al comer un alimento que es realmente peligroso para los más pequeños: las palomitas.

El atragantamiento

Seis meses atrás hay que retrotraerse en el tiempo, concretamente al mes de mayo, para conocer el origen de esta historia que ha convulsionado al mundo.

Todo arrancó cuando la niña se encontraba en un cuarto sin supervisión de ninguno de sus padres y comenzó a comer palomitas. Estuvo disfrutando del sabor de las mismas hasta que, de pronto, se atragantó y comenzó a tener serios problemas para poder respirar.

Pocos instantes después, su padre llegó hasta donde se hallaba Miranda y pudo comprobar que su hija necesitaba ayuda. Por eso, sin pensárselo dos veces, comenzó a intentar reanimarla practicándole el “boca a boca”, aunque sin éxito.

Cuando la ambulancia llegó al hogar de la familia y los profesionales sanitarios entraron se toparon con el papá al lado de su hija haciendo todo lo posible porque su pequeña recobrara la consciencia. Los médicos se encargaron de atenderla adecuadamente y procedieron a trasladarla de urgencia al hospital más cercano.

Atragantamiento: niña muere por ¡comer palomitas!

El diagnóstico

De manera rauda los doctores del centro sanitario se hicieron cargo de la pequeña de dos años, pero poco pudieron hacer. Básicamente lo que les quedó fue darles cuenta a los padres de que su hija se encontraba en muerte cerebral.

Esa situación llevó a que Miranda fuera ingresada y conectada a un sistema de respiración artificial con el objetivo de mantenerla con vida y esperar que pudiera recuperarse. Así fue hasta los dos meses, cuando los médicos que llevaban su caso recomendaron a sus padres que se le retiraran las máquinas que le permitían respirar. Creían que era la mejor alternativa para ver si la menor podía hacerlo por sí sola.

No obstante, los padres se negaron en todo momento. Consideraban que iba mejorando poco a poco y que la mantendrían conectada hasta que su estado fuera mucha más fuerte.

Pero no sólo eso. Además, optaron por denunciar al hospital y al equipo médico por considerar que su hija no estaba siendo ni cuidada ni alimentada como era necesario.

Trágico desenlace

Seis meses después de esa recomendación sanitaria y del encontronazo entre doctores y padres, la pequeña ha fallecido. Un fallo en sus riñones ha sido el que ha propiciado que muera y que sus padres estén destrozados por su pérdida.

Y todo por culpa del atragantamiento que le propiciaron unas palomitas.

Alimentos que pueden provocar el atragantamiento

Si la noticia sobre esta niña te ha hecho preocuparte, es importante que pongas especial interés en evitar que tus hijos pequeños coman productos que les pueden provocar un atragantamiento. En concreto, además de las mencionadas palomitas, los más peligrosos al respecto son los siguientes, según los últimos estudios realizados al respecto:

  • Los perritos calientes. Estos, debido a que son compresibles y a que tienen una forma cilíndrica, pueden llegar a bloquear las vías respiratorias.
  • Los cacahuetes, que son los que más casos de atragantamiento producen en niños de hasta 14 años.
  • Los caramelos duros. Estos son peligrosos tanto por su forma pequeña y redondeada como por su dureza. Pero también porque resultan pegajosos y se pueden pegar a la garganta.
  • Las zanahorias crudas. Para integrarlas en la alimentación de los más pequeños se recomienda triturarlas y convertirlas en puré.
  • Las uvas enteras. Estas pueden generar la asfixia del menor tanto por su tamaño y forma como por las semillas que llevan en su interior.
  • Los frutos secos en general. Estos se encuentran absolutamente prohibidos para menores de 6 años, como así se recomienda desde la Asociación Española de Pediatría en algunos de sus artículos. Hay que subrayar que pueden provocar una grave lesión pulmonar, además del atragantamiento en sí.

Últimas recomendaciones

Por todo lo expuesto, es importante controlar y prohibir, según el caso, el consumo de estos alimentos en los niños. Pero también hay que tomar otras medidas para evitar que se atraganten como son estas:

  • No hacerles reír cuando están comiendo.
  • Es fundamental que coman teniendo siempre a mano un vaso de agua para que les sea más fácil tragar.
  • Nunca hay que dejarles solos cuando estén comiendo, hay que encontrarse a su lado para evitar situaciones peligrosas.
  • Poner especial cuidado en quitarle los huesos a la carne y las espinas al pescado que tomen.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias