Investidura

Sánchez pone las políticas activas de empleo que exige controlar Podemos como eje de su gobierno

El PSOE se compromete desde un Ejecutivo monocolor a "mejorar la efectividad de las políticas activas de empleo"

Iglesias estalla contra Sánchez: "¡No estoy dispuesto a asumir más humillaciones!"

Pedro Sánchez
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

El programa de 370 medidas presentado este martes por el líder del PSOE y jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, para llegar a un acuerdo de gobernabilidad con otras fuerzas de izquierdas sitúa como uno de sus ejes de actuación la reforma de las políticas activas de empleo, que es justo el ‘tesoro’ que reclama Unidas Podemos para apoyar la investidura del dirigente socialista y formar un Gobierno de coalición.

En concreto, el equipo de Sánchez alude ya a las políticas activas de empleo en el primero bloque del documento, dándole con ello especial relevancia. Así, en la tercera de las 370 medidas y dentro del epígrafe «Empleo Digno», los socialistas subrayan que dentro de su eventual Gobierno en solitario «profundizaremos el cambio de modelo laboral y salarial basado en una política de rentas progresista, el desarrollo de sectores industriales y de servicios, y mejorando la efectividad de las políticas activas de empleo».

Así mismo, en la medida número 15, el PSOE asegura que desde un Ejecutivo monocolor reforzarán el ya existente Plan de Choque por el Empleo Joven, «incrementando los recursos públicos en políticas activas de empleo».

Además, los socialistas se comprometen a «aprovechar la revolución tecnológica y, en particular, la ineludible transición digital de nuestra economía, incorporando con mayor intensidad las correspondientes habilidades en el sistema educativo desde edades tempranas, así como en las políticas activas de empleo».

El control de las políticas activas de empleo, que la formación de Pablo Iglesias, quiere poner bajo su dirección y competencia en un eventual Gobierno bipartito, fue el motivo que llevó al fracaso de las negociaciones para la investidura fallida del pasado julio. La negativa del PSOE a ceder estas políticas a los morados hizo que las conversaciones encallaran sobre la bocina.

Sin embargo, en este segundo intento —a la vuelta de las vacaciones— por llegar a un acuerdo, en el que el PSOE ya no contempla compartir el Consejo de Ministros con el partido de Iglesias, el propio secretario general de Unidas Podemos ha incidido en que su grupo estarían dispuesto a aceptar la última oferta que les trasladó el PSOE en julio (una vicepresidencia y los ministerios de Sanidad, Vivienda e Igualdad) siempre que añadiesen las políticas activas de empleo. «Habría Gobierno en horas», manifestó Iglesias en la Ser el pasado 29 de agosto. Desde Podemos defienden que la única manera de controlar que el Gobierno cumple lo pactado es formando parte del Consejo de Ministros.

6.000 millones

Tal y como publicó OKDIARIO, la gestión de las políticas activas de empleo que Iglesias exigen a Sánchez supone un presupuesto de unos 6.000 millones de euros solamente en el Estado.

El gasto en políticas activas de empleo incluiría las ayudas que el Gobierno concede a los sindicatos españoles para formación, lo que permitiría a Iglesias controlar una parte importante de la tarta del Ministerio de Trabajo, teniendo un gran margen de maniobra.

En los Presupuestos Generales del Estado de 2019, que finalmente no salieron adelante por el ‘no’ de los independentistas, la inversión en políticas activas de empleo ascendía a5.985 millones de euros. De esta partida, cerca de 1.500 millones de euros se destinan anualmente a financiar programas de fomento del empleo; 2.500 millones de euros a financiar iniciativas de formación profesional para el empleo, y entorno a 1.800 millones de euros a bonificaciones para promocionar el empleo estable.

Lo último en España

Últimas noticias