La Fragata Navarra viaja a Barcelona plena de tropa y acompañada de otros dos buques cazaminas 

La Armada enviará una fragata a Barcelona en los próximos días. Llegará oficialmente con motivo del Salón Náutico de Barcelona que se celebra a partir del 11 de octubre, pero, lo cierto, es que coincidirá en plena escalada golpista de la Generalitat de Cataluña. El buque viajará con disposición plena de tropa y no irá solo. La fragata llegará acompañada de otros dos buques de las Fuerzas Armadas: dos cazaminas.

La fragata es la Navarra, con una eslora de entre 137-141 metros y una dotación de más de doscientos efectivos. Los otros dos barcos cazaminas que la acompañan en su viaje son el Segura M-31 y el Sella M-32.

Su destino exacto será el puerto de Port Vell y la llegada está prevista para dos días antes del 12 de octubre: el próximo martes 10.

Defensa asegura que acude al Salón Náutico

Se trata de una de las mayores presencias de buques de la Armada de los últimos tiempos. Porque, aunque es cierto que con motivo del Salón Náutico, suele ser habitual la presencia de buques de las Fuerzas Armadas, en los últimos años esa asistencia había sido claramente inferior. Desde el Ministerio de Defensa se argumenta que “las dificultades presupuestarias de años pasados” habían provocado esa menor presencia. Ahora, la mayor capacidad económica habría permitido un mayor envío, añade esa misma versión.

Lo cierto es que aunque se quiere desvincular (también desde esta feria náutica que organiza la Feria de Barcelona) de la situación de insurrección que vive parte de la región como consecuencia de la intentona de golpe de Estado separatista, la presencia del buque militar llama la atención porque además irá con su tripulación al completo: más de 200 efectivos (17 oficiales, 28 suboficiales, y 169 marineros) , además de una docena de miembros del Cuerpo de Infantería de Marina.

Uso “logístico y de seguridad”

Junto a la fragata está previsto que se instale una carpa informativa como suele hacerse en este tipo de eventos. Fuentes de la Armada indican que la presencia de un barco de este tipo puede obedecer a su uso como “medio logístico” de apoyo a tropas, y que una vez atracados, un protocolo que puede establecerse es una suerte de “perímetro de seguridad” de unos 15 metros, desde el que dar cobertura a otras fuerzas como podrían ser, llegado el caso, Policía Nacional y Guardia Civil.

La Navarra es una de las seis fragatas F-80 que integran la denominada clase Santa María, una versión española de la clase Oliver Hazard Perry norteamericana que construye la empresa nacional Bazán (hoy Navantia).

Un barco que ha participado en misiones contra la piratería en el Océano Indico, dentro de la Fuerza Naval Europea, y contra las mafias de trata y contrabando de emigrantes en el Mediterráneo.

En su viaje a Cataluña, la Navarra F-85 irá acompañada por los cazaminas Segura M-31 y Sella M-32, barcos más pequeños, de 54 metros de eslora y construidos en astilleros españoles en los años 90 por la empresa Bazán.