La mejor prueba de que la unión hace la fuerza

La mejor prueba de que la unión hace la fuerza
COMITE-EMERGENCIA
Comentar

Esta semana, Alma, el proyecto de la Obra Social La Caixa reconoce la iniciativa de Comité de Emergencia, la puesta en práctica de la afirmación “la unión hace la fuerza”. Seis ONG decidieron sumar esfuerzos para solventar dos problemas que advertían a la hora de afrontar acciones de urgencia: la mala coordinación con los medios de comunicación y la confusión social sobre cómo se puede ayudar.

Alma, la red social social es una nueva manera de hablar de lo social. Con actitud y optimismo. Desde la diversidad. Y a partir de las historias de la Obra Social “la Caixa”. Encuentra y lee otras noticias como ésta aquí.

El pasado 28 de septiembre la tierra tembló en la isla de Célebes, en Indonesia. Un terremoto de magnitud 7,5 y un tsunami posterior devastaron el norte de la isla. Dos meses después las cifras alcanzaban las 2.000 víctimas mortales, 4.600 heridos y más de 220.000 personas desplazadas a centros de acogida. Ante un desastre de esa magnitud, es imperante actuar y hacerlo rápido. Cuando ocurre algo así, hay mucha gente decidida a ayudar, pero no siempre es fácil saber cómo ni de qué manera. Por suerte, existen personas como Sara Barbeira e iniciativas como Comité de Emergencia, que el octubre pasado consiguió el premio “La causa del mes”, impulsado por la Obra Social “la Caixa” y la plataforma de micromecenazgo social migranodearena.org, gracias a la campaña que la plataforma lideró en favor de las víctimas del terremoto.

Casi medio millón de euros recaudados, más de 25.000 personas movilizadas, el llamamiento masivo de los medios de comunicación y la colaboración activa de 15 empresas fue el resultado de la prueba de fuego de la iniciativa tras aquel desastre en Indonesia. ¿Pero qué es exactamente Comité de Emergencia? En esencia, es la puesta en práctica de la afirmación “la unión hace la fuerza”. Seis ONG (Acnur Comité Español, Acción Contra el Hambre, Médicos del Mundo, Oxfam Intermón, Plan International y World Vision) decidieron sumar esfuerzos para solventar dos problemas que advertían a la hora de afrontar acciones de urgencia: la mala coordinación con los medios de comunicación y la confusión social (¿qué se necesita, por qué y cómo se puede ayudar?).

España, a la cabeza de las donaciones

“Lo bueno que tiene este proyecto y por lo que está siendo muy aceptado es por el concepto de colaboración”, nos explica Sara Barbeira, coordinadora de Comité de Emergencia: “Están las seis ONG, pero también hay medios de comunicación y empresas, todos unidos por una causa. Eso es muy potente. La colaboración entre todos hace que, a la hora de recaudar fondos, la efectividad sea mucho mayor. A los que se unen no les pedimos dinero, les pedimos canales para hacer llegar el mensaje de ayuda”.

Lo esperanzador es que hay muchas personas solidarias, conscientes de que es necesario ayudar cuando se lo piden. “España es uno de los países en el que se hacen más donaciones a nivel particular cuando hay una emergencia humanitaria muy grave”, nos cuenta Sara. Gracias a esta solidaridad y a la labor coordinada de los integrantes de Comité de Emergencia, en Indonesia se está trabajando con las organizaciones locales en la zona afectada para que los niños y sus familias cuenten con los recursos más básicos y asistencia sanitaria. También se han habilitado espacios amigables para la infancia, donde los niños reciben apoyo psicológico y educación.

Aunque hoy es el motor de su vida, hace algunos años Sara era completamente ajena a este sector. “Yo vengo del mundo de la empresa”, nos cuenta: “Trabajaba como consultora de marketing en compañías de telecomunicaciones, pero era algo que no me acababa de llenar”. Un día, en una de esas empresas conoció a un directivo que había estado de voluntario en Australia en una ONG. Sara se interesó por su experiencia, y le gustó lo que escuchó. Así comenzó su trabajo en el tercer sector, en el que ahora está completamente volcada. “Soy una persona multidisciplinar, he estado en proyectos pequeños que he ayudado a hacer crecer, y eso implica saber de todo y aprender mucho”, asegura. Hasta que un día, hace casi tres años, le presentaron el proyecto de Comité de Emergencia y le encantó la idea, “porque es el futuro, es una vía de captación de fondos con la que en otros países se lleva trabajado desde hace mucho tiempo, implicando a empresas y medios en la labor de las ONG”.

Para formar parte de Comité de Emergencia, las ONG tienen que cumplir unos requisitos muy estrictos con los que demuestran que son especialistas en emergencias humanitarias, algo muy importante, tal y como nos explica Sara, porque eso da mucha confianza a la sociedad a la hora de donar, a los medios a la hora de darles voz y a las empresas a la hora de darles su apoyo. “Ahora trabajamos en la mejora de todos los protocolos para ser más rápidos y efectivos, y también intentamos que se unan más empresas y medios de comunicación, para conseguir mucha más cobertura ante una emergencia humanitaria muy grave”, explica Sara, quien cree que todo esfuerzo es poco para ayudar, y que no valen las excusas: “Igual que la necesidad de agua, todos deberíamos tener en el ADN el impulso de ayudar, dando una parte de lo que tenemos a quienes por desgracia no lo tienen o lo han perdido”. En el entorno privilegiado en el que vivimos, Sara Barbeira asegura sentirse orgullosa de dedicarse a lo que se dedica, “porque supone devolver un poco de lo que yo tengo la suerte de disfrutar”. Ella se siente orgullosa, y nosotros, agradecidos.

Temas

Últimas noticias