Educación

El Gobierno aprueba el nuevo Bachillerato que permite pasar de curso con suspensos

Bachillerato
Interior de un aula de un centro de enseñanza de Baleares.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado el nuevo currículo de Bachillerato que permitirá a los alumnos ir al Acceso a la Universidad (EBAU) con suspensos. Así lo ha aprobado en el Consejo de Ministros celebrado este martes, a propuesta del Ministerio de Educación y FP. Estos cambios entrarán en vigor a partir del curso académico 2022-2023 para 1º de Bachillerato y en el curso 2023-2024 para el 2º curso.

El Real Decreto fija, entre otras cuestiones, la promoción, evaluación y titulación de los estudiantes. En relación con la titulación, la norma establece que los estudiantes podrán obtener el título cuando aprueben todas las asignaturas del ciclo. No obstante, mantiene la excepción de poder conseguirlo con una pendiente, si así lo decide el equipo docente, en caso de que considere que ha alcanzado los objetivos y competencias; que no se haya ausentado de manera continuada y no justificada a clase; que se haya presentado a todos los exámenes; y que la media de las notas obtenidas en todas las materias sea igual o superior a cinco.

Así, un alumno que haya aprobado todas las asignaturas excepto una, podrá presentarse a la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), si cumple dichos requisitos.

Respecto a la promoción, los alumnos pasarán de Primero a Segundo cuando hayan superado las materias cursadas o tengan evaluación negativa en dos materias como máximo.

Otra novedad es que, si bien la superación de las materias de Segundo estará condicionada a la superación de las materias de Primero, el alumnado podrá matricularse de asignaturas de Segundo sin haber cursado la correspondiente materia de Primero «siempre que el profesorado que la imparta considere que el alumno o alumna reúne las condiciones necesarias para poder seguir con aprovechamiento la materia de segundo». En caso contrario, deberá cursar la asignatura de Primero.

La evaluación será «continua y diferenciada según las distintas materias» y será el profesor quien decidirá, al término del curso, si el alumno ha logrado los objetivos y ha alcanzado el adecuado grado de adquisición de las competencias correspondientes.

El texto también recoge que los alumnos podrán someterse a exámenes de recuperación de aquellas materias que no hayan aprobado, otra diferencia significativa con respecto a la ESO, donde se eliminan este tipo de pruebas.

De manera excepcional, se permite que los alumnos puedan cursar el Bachillerato en tres cursos, en lugar de dos, en aquellos que lo requieran por sus «circunstancias personales, temporales o permanentes». Se refiere a quienes cursen la etapa de manera simultánea a las enseñanzas profesionales de música, los que sean deportistas de alto nivel o de alto rendimiento, o quienes presenten alguna necesidad específica de apoyo educativo.

Cinco modalidades

El Bachillerato a partir de ahora tendrá cinco modalidades: Ciencias y Tecnología; Humanidades y Ciencias Sociales; dos bachilleratos de Artes (uno de Artes Plásticas, Imagen y Diseño y otro de Música y Artes Escénicas); y otro General. Dónde se imparten, lo decidirán las comunidades autónomas.

Todos los alumnos, independientemente del Bachillerato que elijan, cursarán Educación Física en primero, Filosofía en primero e Historia de Filosofía en segundo, Historia de España en segundo, así como Lengua Castellana y Literatura y Lengua Extranjera (normalmente inglés), tanto en primero como en segundo. Al impartirse en ambos cursos, serán las que más horas tendrán, con 210 cada una. El resto tendrán 70 horas, excepto Educación Física, que contará con 35 horas.

Historia, a partir de 1812

Una de las polémicas en torno al nuevo currículo es los contenidos que se impartirán en Historia de España de 2º, pues estos sólo se centrarán en la etapa contemporánea, desde 1812, al contrario de lo que sucede ahora: se da toda la Historia de España, desde la Prehistoria a la actualidad.

Una novedad que recoge la norma es que cuando la oferta de materias en un centro quede limitada por razones organizativas, se facilitará que se pueda cursar alguna asignatura de manera online o en otros centros. Además de las asignaturas comunes, los estudiantes tendrán que cursar otras materias específicas, a elegir por el alumno, según la modalidad de Bachillerato que escojan. Cada asignatura de modalidad se impartirá durante 87,5 horas.

Lo último en España

Últimas noticias