Congreso de los Diputados

El miserable Rufián acosa al maquinista del Alvia hasta hacerle llorar en el Congreso

Francisco José Garzón, maquinista del Alvia que descarriló en Angrois, emocionado tras el acoso de Rufián.
Comentar

El portavoz adjunto de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, ha protagonizado un agrio incidente este miércoles en la Cámara durante la comisión de investigación sobre el descarrilamiento del Alvia en Angrois (Santiago) en el que murieron 80 personas. En el transcurso de la comparecencia del maquinista del tren, Francisco José Garzón Amo, Rufián le ha sometido a un tercer grado saltándose por completa la normativa y la cortesía parlamentaria. Su acoso ha sido tal que el conductor no ha podido soportar tanta presión y se ha emocionado visiblemente.

Dentro del turno de Rufián, el presidente de la Comisión, Feliu-Joan Guillaumes, del PDeCAT, ha tenido que verse obligado a suspender la sesión unos momentos al quebrantar el diputado republicano la normativa parlamentaria reproduciendo una grabación con su propio teléfono móvil que no había sido autorizada por la Mesa de dicha comisión, pese a contar el visto bueno del compareciente.

La grabación en cuestión era una conversación entre el maquinista y el interventor del tren. Guillaumes, después de cerrar los micrófonos unos instantes, los ha vuelto a abrir y ha permitido que Rufián, tras guardarse el móvil, siguiera haciendo uso de la palabra pese a incumplir las normas. Ha sido entonces cuando el diputado de ERC ha preguntado a Francisco José Garzón si se consideraba una “cabeza de turco” y si tenía algo que decir a los exministros de Fomento José Blanco (PSOE), Ana Pastor y Rafael Catalá, ambos del PP.

El maquinista, que ha comparecido junto a su abogado porque sigue imputado, no ha aguantado tal intimidación y se le han saltado las lágrimas: “Yo no soy quién para decir nada sobre esas personas. Perdone, pero no me encuentro… me considero una personal normal que tuvo un accidente, simplemente, que cumplía con su trabajo y una llamada fue la fatídica, nada más”.  Tras ello, Rufián ha seguido insistiéndole en que dijera que estaba de acuerdo con la reproducción de la grabación. Uno episodio que diputados de otros partidos han calificado de “desagradable” y de “falta de respeto”.

Por su parte, la diputada de En Marea Alexandra Fernández reiteró la importancia de escuchar el audio completo de la conversación entre el maquinista y el interventor, en la que además de admitir Garzón Amo que había pasado la curva a 190 kilómetros por hora en lugar de a 80, el conductor insistía en que ya había advertido del riesgo. “Esto ya se lo dije al de seguridad (…) que esto era muy peligroso, que esto iba a pasar (…) Yo creo que eso es un fallo de seguridad”, dijo Garzón Amo en esa conversación, según ha leído la diputada de En Marea en su intervención.

Bajo investigación judicial

Al término de la sesión, el presidente de la Comisión, Feliu-Joan Guillaumes, ha explicado que “hay un acuerdo parlamentario en el funcionamiento de las comisiones de investigación por el cual no se puede utilizar un documento, audio o vídeo que forma parte de una investigación judicial, aunque sea público; a menos que lo haya enviado el juzgado”. Es por ello por lo que el diputado del PDeCAT ha tenido que frenar las intenciones de Rufián en uno más de sus numeritos en el Congreso.

Esta comisión de investigación se creó a instancia de Unidos Podemos-En Comú-En Marea después de que el PSOE cambiara su posición inicial y apoyara que se depuraran las responsabilidades políticas en el Congreso por aquel accidente.

Últimas noticias