Los agentes entraron sin orden judicial

Habla el joven al que la Policía asaltó su casa: «Éramos 5 de cumple y dijeron que entraban por cojones»

OKDIARIO ha localizado a Pedro, el autor de la grabación y protagonista del encontronazo con la Policía en un domicilio de Palma de Mallorca al que los agentes accedieron sin una orden judicial. Ésta es su versión de los hechos

Dictadura Marlaska: la Policía entra en un domicilio sin orden judicial porque había una minifiesta

Sigue en directo la última hora del coronavirus y de las fases de desescalada

 
  • Carlos Muñoz

Pedro, el autor de la grabación y protagonista del encontronazo con la Policía Nacional en un domicilio de Palma de Mallorca al que los agentes accedieron sin una orden judicial, explica a OKDIARIO que se encontraban celebrando un cumpleaños en casa de un amigo cuando los agentes entraron «por mis cojones», según las palabras que Pedro pone en boca de uno de ellos.

Madrugada del pasado sábado 9 de mayo, Palma de Mallorca. Pasadas las dos de la madrugada, una patrulla de la Policía Nacional se presenta en un inmueble después de una llamada de una vecina alertando de que escuchaba ruido en una de las viviendas del edificio. Ahí comienza una discusión entre los agentes y los habitantes del domicilio que fue grabada en vídeo y que ya se ha hecho viral en las redes sociales.

«Ni había una fiesta ni leches. Éramos 5 personas en una casa de tres habitaciones. Era el cumpleaños de un amigo mío y estábamos ahí. Que si tarta, que si dos o tres cubatitas…». «Quiero aclarar que no era ni fiesta, porque por no tener no teníamos ni altavoces», explica Pedro.

Él y otro amigo habían acudido a este domicilio «a las 8 de la tarde, cuando se puede circular». Al ver que se les hacía tarde decidieron quedarse a pasar la noche «y volver cuando se pudiera de nuevo circular», reconoce.

El protagonista de las imágenes defiende que no estaban realizando ningún ruido excesivo, pero que la denuncia telefónica provino del inmueble que está frente al domicilio donde ocurrieron los hechos.»Una vecina, que es nueva además, llamó a la Policía desde el edificio de enfrente», asegura. «Se nos había quejado dos veces, que bajásemos la voz, y le habíamos pedido perdón. Pero era un poco pesada y acabó diciendo que iba a llamar a la Policía», explica Pedro. Entonces decidieron bajar la persiana.

«Sobre las dos, ¡pum! ¡pum!», relata recordando el momento en el que la Policía hizo acto de presencia. El titular de la vivienda se acercó a abrir, comprobó que se trataba de la patrulla y abrió la puerta. Ése es el momento más determinante del relato, pues los agentes aseguraban que habían recibido permiso para entrar, pero el propietario lo negó posteriormente.

«Yo escuché ‘¡que yo paso!’, que pasaba por sus cojones… y mi colega como iba un poco así así… era su cumpleaños…», señala. «Nosotros nos metimos en una habitación, diciendo ‘que no nos vean aquí a ver si nos van a poner multa por ruido’», asegura Pedro.

De pronto escucharon como la Policía entraba en las habitaciones. «La Policía entró sin consentimiento de mi amigo, entró en las habitaciones y despertó a dos chicas que ya estaban durmiendo. Imagínate la fiesta que estábamos montando».

«Mis derechos me los sé»

Cuando los agentes comenzaron a pedir la documentación a todas las personas, Pedro decidió negarse. «Mis derechos me los sé y los defendí. Y punto pelota».

«Desde el momento en que yo salgo y les digo que se tienen que ir o que me enseñen la orden judicial, se me ponen a discutir tres o cuatro minutos… que sí, que no, que sí, que no… pero ustedes no tienen permiso para estar aquí dentro, con lo cual ¡fuera!. En el vídeo se ve cómo se lo digo cincuenta veces», relata a OKDIARIO. «Incluso el policía atranca la puerta con el pie para que no podamos cerrar», recalca.

 

Finalmente, tras una breve discusión desde el marco de la puerta que quedó grabada en un tercer video inédito, los agentes decidieron abandonar el inmueble.

Pedro asegura que volvería a actuar de la misma manera ante la misma situación. «Yo no he cometido ningún delito. No tengo por qué identificarme dentro de mi domicilio. No tengo que darle ningún tipo de explicación a alguien cuando no estoy haciendo nada. No estoy en la calle y no estoy armando alboroto. ¿A santo de qué tienes que entrar en mi casa?», se pregunta.