Emprendedores

Cómo superar las dificultades que sufre el emprendedor

emprendedores
Emprendedores

Durante la vida de una empresa, el emprendedor debe de hacer frente a una gran cantidad de situaciones complejas. Algunos creen que los principales problemas se encuentran en el inicio y que, una vez el negocio ha conseguido una determinada cuota de mercado, se vive con una cierta comodidad. La verdad, pero, es que puede llegar a ser igual de difícil asentarse en un mercado que entrar en él.

Algunos de los contextos con los que lidiar son los siguientes:

Estrés: es una constante que se repite durante varias ocasiones durante el año. En según qué situaciones, hay que afrontar una gran cantidad de trabajo y tomar decisiones transcendentales que, además de afectar a uno mismo, tienen incidencia hacia todo un equipo y la viabilidad del negocio. Se trata, por lo tanto, de una gran responsabilidad que puede generar momentos de tensión y estrés.

Poco apoyo del entorno: no siempre las personas más próximas ven claro el hecho de emprender. El miedo al fracaso, la inseguridad de no tener un ingreso fijo o la posibilidad de perder la inversión inicial son los puntos que más se repiten en el argumentario de aquéllos que apuestan por otras alternativas que definen como más “seguras”.  

Dificultad por encontrar nuevos clientes: en un mercado competitivo existen distintas empresas que ofrecen un mismo producto o servicio. Por lo tanto, para poder tener un espacio en él, habrá que “rascar” clientes de empresas asentadas que hacen esfuerzos para generar una imagen de marca suficientemente atractiva para fidelizar a sus clientes.

Dificultad por hacer frente a cambios de preferencias: el contexto actual es muy cambiante y los consumidores, ante la gran cantidad de estímulos que reciben cada día, pueden variar sus preferencias de forma muy rápida. Ello obliga a hacer cambios en materia de marketing o de prestación del servicio que implican una nueva inversión.

Cambios en materia legislativa o fiscal: la empresa puede hacer unas planificaciones sobre su evolución a medio o largo plazo de acuerdo con las circunstancias del momento. Ahora bien, según el gobierno, puede haber cambios en los tipos impositivos o el marco regulador que obligan a redefinir aquello previsto.

Entrada de nuevos competidores: en el mercado pueden aparecer nuevas empresas que, con la finalidad de conseguir un trozo de él, presenten ofertas muy atractivas. Ello repercute negativamente en la compañía, que deberá de realizar esfuerzos en materia de servicio y marca para retenerlos.

Problemas con los distintos agentes: el emprendedor debe de llegar a multitud de acuerdos con varios sujetos: proveedores, entidades financieras, comunidades… no son relaciones estables, sino que pueden sufrir modificaciones por cambios de condiciones.

Configuración de los equipos: el equipo humano es la clave del éxito de una empresa. No es fácil escoger el grupo de personas más adecuado. Son muchas horas juntos y es normal que aparezcan conflictos que hay que solucionar enseguida.

Últimas noticias