UNA CUESTIÓN DE ESTADO

El paso delante del Gobierno de Holanda: Amalia podrá casarse con una mujer sin renunciar al trono

Ver vídeo

La figura de Amalia de Holanda ha estado en el punto de mira en los últimos días, hasta el punto de llegar al Congreso. La hija mayor de los reyes Máxima y Guillermo alcanzará la mayoría de edad en apenas unas semanas y cada vez está más cerca de desempeñar un papel relevante dentro de la Casa Real como heredera al trono.

Por este motivo, la Princesa se ha convertido en una de las protagonistas indiscutibles de una de las últimas sesiones del Parlamento, dado que se han planteado algunas cuestiones relacionadas con su futuro y el mantenimiento de la institución, sobre todo en el caso de que Amalia no se case con un hombre, sino que lo haga con una mujer. A este efecto, el primer ministro Mark Rutte ha declarado que el Gobierno no pondrá impedimento alguno para que la Princesa reinase si esto fuera así.

La Reina en una imagen de archivo con su hija mayor / Gtres

Un tema que ha acaparado la atención tras el reciente libro sobre Amalia que se acaba de publicar y que va en paralelo a la obra escrita por Claudia de Breij Que sigue la estela de los libros que antaño se publicaron cuando su padre y su abuela alcanzaron la mayoría de edad. En el libro Amalia, la llamada del deber, el experto constitucional Peter Rehwinkel ha apuntado que la Princesa habría de renunciar a su papel si se casaba con otra mujer. Unas palabras que ha refutado el Ejecutivo: “el Gobierno considera que la heredera puede casarse con una persona del mismo sexo y no ve ningún obstáculo para que una ley permita su matrimonio con alguien del mismo sexo. Por lo tanto, la heredera o la Reina no tendrá que abdicar si desea casarse con una pareja del mismo sexo”. Hay que tener en cuenta además que Holanda fue, el 1 de abril de 2001, el primer país del mundo en legalizar el matrimonio homosexual. De esta manera, no tendría mucho sentido que el jefe del Estado no tuviera libertad para elegir con quién casarse.

Princesas Amalia, Alexia y Ariane de Holanda
Las tres hijas de los Reyes en una imagen de archivo /Gtres

Sin embargo, no hay que olvidar que en Holanda, los miembros de la Casa Real no solo tienen que informar al Gobierno de con quién se van a casar, sino que, además, necesitan el permiso del Parlamento para poder hacerlo. Por este motivo, el Primer Ministro ha optado por zanjar el asunto. Sobre lo que no se ha pronunciado es sobre lo que ocurriría con la sucesión al trono de los posibles hijos nacidos de este tipo de matrimonio, ya sean de un donante, adoptados o mediante gestación subrogada. “El Gobierno y los Estados Generales pueden, si fuera necesario, considerar la posición de los niños nacidos del matrimonio en relación con la ley de paternidad aplicable en ese momento. No es apropiado ahora anticiparse sobre la sucesión”, ha declarado.

Este digital ha hablado con uno de los mayores expertos en la Casa Real de Orange, el periodista Rick Evers, que ha explicado que en el Parlamento no se ha mencionado de manera directa a Amalia: “los miembros de la Cámara le preguntaron al Primer Ministro tras la publicación del libro. Se va a cooperar para que pueda haber un matrimonio del mismo sexo si esto ocurre, pero no se ha hablado directamente de Amalia, porque nunca se ha dicho que sea homosexual”, declara.

Maxima de Holanda
Máxima de Holanda posando junto a sus tres hijas, Amalia, Ariane y Alexia / Gtres

Hace algunos años, cuando se aprobó en Holanda el matrimonio homosexual, el autor del libro sobre Amalia recordó al Ejecutivo que la Corona es hereditaria y que los hijos nacidos de una unión de este tipo podrían cuestionar la sucesión al trono. De esta manera, Amalia podría quedar apartada de la sucesión en favor de Alexia.

Y es que, en el caso de Holanda, el papel del Parlamento es fundamental. No hay que olvidar que fue el Gobierno quien autorizó el enlace de Máxima y Guillermo, pero quien también forzó que la ausencia del padre de la novia por su relación con el régimen militar de Videla y una declaración pública de condena por parte de Máxima. De la misma manera, el Ejecutivo no autorizó al príncipe Friso su boda con Mabel Wisse, lo que implicó que lo excluyeran de la sucesión y su salida de la familia real debido a que la nuera de la princesa Beatriz ocultó una relación pasada que mantuvo con un conocido narcotraficante.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias